charge 3

Fitbit es una empresa pionera en el desarrollo de los cuantificadores de actividad. En su origen, eran dispositivos que apenas no hacían otra cosa además de contar los pasos, pero pronto empezaron a integrar otros sensores capaces de medir las pulsaciones de forma continua las 24 horas del día, así como detectar los estados del sueño. Las gamas de productos de Fitbit han ido evolucionando al ritmo de los avances tecnológicos, sin prisa, pero sin pausa, y siempre priorizando la fiabilidad y la experiencia de uso sobre urgencias innecesarias. Ahora, llega el turno de renovar la familia Charge, con la Fitbit Charge 3.

La gama Charge es una de las que más éxito tiene dentro de la oferta de soluciones de Fitbit. Se trata de un híbrido entre pulseras más puras como la Fitbit Alta, con un diseño más estilizado a costa de sacrificar tamaño de pantalla, y los relojes como el Ionic o el Versa. La pulsera Charge 3 combina una pantalla táctil OLED con escala de grises con un diseño más estilizado que el de los relojes.  Lo cierto es que Fitbit ha vendido ya más de 81 millones de dispositivos y cuenta con 25,4 millones de usuarios activos.

Este carácter híbrido hace que pueda funcionar tanto como reloj como pulsera sin que llame la atención especialmente y con una estética cuidada y un diseño industrial excelente en acabados y materiales, como el aluminio aeroespacial en el que está fabricada  junto con el cristal Gorilla Glass 3 que protege a la pantalla.

 

En la muñeca se acopla a la perfección, con una apariencia discreta en la que la elección de la correa juega un papel importante. Fitbit ofrece un buen número de posibilidades para elegir. Nosotros usamos el modelo deportivo.  Además, son correas muy cómodas y pensadas para llevar puestas todo el día sin que causen problemas de marcas o alergias siempre que esté ajustada correctamente.

La mayor pantalla del Fitbit Charge 3 permite gestionar las notificaciones de un modo bastante ágil. No tanto como en relojes como  el Versa o el Ionic, pero lo suficiente como para estar al día sin tener que estar mirando el smartphone para todo. En el cine, en un viaje o en una reunión, podemos hacer un seguimiento del correo y las redes sociales y mensajería de un modo discreto y productivo. Con la última actualización que salió ayer, se añaden respuestas rápidas, con lo que se igualan las habilidades de los relojes Versa e Ionic.

prueba fitbit charge3

Es importante recordar que hay móviles que “matan” algunos servicios que se ejecutan en segundo plano. Es conveniente revisar si el servicio de Fitbit es uno de ellos, lo cual haría que las notificaciones no se sincronizasen correctamente. En los móviles Huawei, por ejemplo, sucede esto. Depende del móvil o incluso de la versión del software que se “maten” estas aplicaciones, por lo que será muy recomendable repasar los ajustes. Pero se soluciona desactivando la gestión automática de las aplicaciones en segundo plano para esta en cuestión.

Un estilo de vida saludable ante todo

Las pulseras Fitbit como la Charge 3, además de tener una cuidada estética y acabado, tienen como prioridad el seguimiento de la actividad física de sus portadores. Los sensores encargados de medir el pulso están presentes, por supuesto, aunque en este modelo son más discretos que en el modelo anterior, sin sobresalir tanto sobre la parte inferior de la pulsera. Estos sensores miden el pulso y se encargan también de medir el VO2Max para ofrecer un índice llamado “puntuación de actividad física de cardio”.

fitbit charge 3

El sueño es otro de los parámetros que miden las pulseras Fitbit, y la Charge 3 lo hace también, con la ventaja añadida de que la autonomía de la batería llega hasta los 7 días seguidos. De este modo no tendremos que quitarla más que una vez cada seis o siete días para cargarla en apenas un par de horas a lo sumo. Es una medida real, tanto que no ha dado tiempo a que se vaciara del todo en este tiempo que la llevamos probando, que ya son cinco días.

fitbit charge 3

El apartado de seguimiento de la salud femenina está también presente, con opciones para monitorizar el ciclo menstrual, registrar los síntomas y predecir cuándo se tendrá la siguiente regla Las calorías quemadas o la distancia recorrida son otros parámetros que se miden y analizan para mostrarlos tanto en la propia Charge 3 como en el panel de control de la aplicación Fitbit en el smartphone, o en la web en el portal online de Fitbit.

Ese especialmente conveniente la función “hoy”: arrastrando el dedo desde la parte inferior de la pantalla accedemos al resumen de estadísticas del día de una manera rápida y muy intuitiva. Las estadísticas completas se tienen en la app del móvil / PC o en en la interfaz web.

Interfaz de usuario: intuitiva y repleta de información

Al ser resistente al agua hasta 50 metros, incluyendo el agua salada, podemos llevarla puesta también en actividades acuáticas, con registro de actividades como la natación. Y resiste la ducha diaria, por supuesto. Para conseguir esta estanqueidad, se ha eliminado el botón físico y ahora se usa un botón háptico en el lateral, con un tacto muy bueno y sin que la funcionalidad se resienta en exceso.

prueba fitbit charge

Hay que acostumbrarse si venimos de una Charge 2 o de otros dispositivos con botones físicos, pero es cuestión de poco tiempo que nos hagamos con el tacto de este botón invisible. Podemos navegar a través de las pantallas informativas o las notificaciones y las opciones de configuración o selección de tipo de actividad o las aplicaciones disponibles usando gestos sobre la pantalla táctil en combinación con el botón háptico.

Esta pulsera cuenta con algunas aplicaciones básicas tales como el tiempo meteorológico, la gestión de alarmas, la de cronómetros, así como la de Relax, con un asistente para realizar ejercicios de respiración. De todos modos, no hay tienda de aplicaciones como tal. En los relojes Ionic o los Versa sí, pero en la Charge se ha limitado este apartado. No es una ausencia relevante, al no ser la gestión de apps su vocación, pero se agradece que haya algunas básicas como las mencionadas.

prueba fitbit charge 3

La interfaz se maneja  aprovechando tanto los movimientos a derecha e izquierda como arriba o abajo. Si “tiramos” hacia abajo desde la parte superior de la pantalla, abrimos las notificaciones. Si “tiramos” hacia arriba se despliega el panel “Hoy” donde se dan detalles minuciosos de la actividad del día.

La selección de actividades deportivas es igualmente sencilla. En las que tienen lugar en exteriores existe la opción de activar el GPS conectado. La Charge 3 no lleva GPS, pero podemos usar el GPS del smartphone para registrar con precisión los recorridos mientras corremos, caminamos o andamos en bicicleta. El usuario no tiene que hacer nada, y si la actividad en cuestión usa el GPS, se activará el del smartphone para llevar cuenta de la posición exacta.

Estilos de pantalla: limitados pero funcionales

Los estilos disponibles para las “esferas” del reloj son limitados. No hay una variedad excesiva, pero tenemos propuestas tanto digitales como analógicas con información sobre la hora, los pasos y las pulsaciones. La información meteorológica está accesible a través de la app correspondiente.

prueba fitbit charge 3

Hay que tener en cuenta que la pantalla es monocroma, pero, de nuevo, es una pulsera que no está llamada a captar el protagonismo que podría tener un smartwatch. Es más importante acceder rápidamente a la información que tener mucha en la pantalla.

 

Las estadísticas y la gamificación: el ingrediente secreto

La pulsera Charge 3 es impecable en cuanto a diseño y ergonomía, pero lo que diferencia a Fitbit es la parte dedicada al análisis de los datos recogidos por los sensores. Estos datos se procesan y se limpian en la nube y se muestran en el panel de control de la aplicación para Android, iOS o Windows de un modo claro y con todo a la vista.

prueba fitbit charge 3

Además de las estadísticas que permiten comprobar de un vistazo si todo está en orden, Fitbit cuida la gamificación, a través de sistemas de “premios” tales como insignias al completar ciertos retos, o mediante los objetivos diarios que cada usuario define de acuerdo con su criterio o motivado por los logros de otros usuarios de cuantificadores de actividad.

El hecho de marcarse un objetivo, invita a alcanzarlo. Si tenemos un objetivo de 10.000 pasos, en muchos casos es tentador seguir caminando un rato para completar el reto diario. Puede parecer una motivación simplista, pero funciona.

prueba fitbit charge 3

Correas para todos los gustos

prueba fitbit charge 3

Como es habitual en Fitbit, la personalización es un componente esencial en el diseño de los productos. En la Charge 3 tenemos correas tanto de silicona como de tela o piel con un surtido de colores abundante.  El sistema para quitar y poner las correas se ha mejorado, siendo más fácil separar la correa de la pulsera propiamente dicha pero sin sacrificar la calidad de la fijación.

Concretamente, para la Charge 3 hay correas textiles, de cuero Horween, deportivas de silicona y clásicas en colores tan atrevidos como el morado o el ciruela, el bígaro o el gris, además del blanco, el rojo, azul o el negro. Todo un repertorio a la medida de cualquier look. En la imagen está la correa deportiva y el detalle del cierre, muy fácil de usar para quitar y poner las correas en cuestión de menos de un minuto.

El modelo Edición Especial, también con Fitbit Pay

En el modelo Charge 3 Edición Especial, además contamos con la función de monedero, para pagar con una tarjeta de crédito compatible con Fitbit Pay como pueden ser las del Banco de Santander o las tarjetas de cliente de Carrefour. Esta funcionalidad, que ya está presente en los Fitbit Versa e Ionic, es muy útil y funciona realmente bien.

charge 3 ed especial

Con la actualización de software de ayer ya se ha habilitado esta funcionalidad en los modelos Charge 3 Edición Especial, que se diferencian de la versión “normal” en la presencia del chip NFC que hace posible la conexión con los TPVs de pago. Este modelo es algo más caro que la versión normal, concretamente 20€ más,. De momento, los usuarios del Banco de Santander pueden beneficiarse ya de este método de pago sumamente conveniente y fácil de usar.

La nueva pulsera de actividad Fitbit Charge 3 te interesa si…

prueba fitbit charge 3

En un momento en el que la oferta de wearables especializados en la monitorización y al cuantificación de la actividad diaria y las prácticas deportivas incluye desde relojes a pulseras, pasando por auriculares o los propios móviles, es importante decidir qué tipo de dispositivo nos conviene más.

La Fitbit Charge 3 está indicada para personas que no quieren depender de un reloj para la monitorización de actividad. O para quienes no quieren usar reloj directamente, pero tampoco quieren prescindir de una pantalla que les permita manejar las estadísticas de actividad o las notificaciones del smartphone. Otro caso de uso es el de quienes tienen especial aprecio a sus relojes de pulsera. La Charge 3 se puede llevar en la otra muñeca sin que resulte “raro” desde un punto de vista estético.

En este sentido, es una propuesta que ha mejorado mucho respecto de la Charge 2. Es más, hasta se pueden manejar las respuestas de las notificaciones desde la Charge 3, añadiendo funcionalidades que hasta ahora solo encontrábamos en los smartwatches. Es más, el modelo Edición Especial con Fitbit Pay permite pagar con la pulsera en TPVs contactless, como decíamos antes. Y es sorprendente lo rápido que nos acostumbramos a esta funcionalidad: un giro de muñeca sobre el TPV y pago realizado.

Fitbit ha concentrado en la Charge 3 toda su experiencia en el campo de los cuantificadores de actividad y hecho un ejercicio de convergencia con los dispositivos “smart” muy interesante al añadir una gestión de notificaciones y de pagos móviles muy completa en un dispositivo con una autonomía de siete días y una estética elegante y discreta.

boton compra

En Tecnología de tú a tú| Es hora de volver a utilizar tu pulsera cuantificadora: once consejos para sacarle partido

 


Etiquetas: ,