Hace apenas unos días hablábamos largo y tendido sobre la tecnología de transmisión ósea, un avance que nos confiere el singular “superpoder” de escuchar usando no el tímpano, sino los propios huesos de nuestro cráneo. Y no es cosa de magia ni de los mutantes de Marvel, sino de física y ciencia. Bien, durante la última semana hemos podido poner a prueba las gafas de sol Luppo, que utilizan esta tecnología para que podamos dejar en casa los clásicos auriculares.

Orientadas de cara al público más deportista (aunque técnicamente cualquiera puede sacarles partido), estas gafas destacan por su capacidad para reproducir música y pasar llamadas como si fueran unos auriculares Bluetooth convencionales pero sin bloquear los oídos. Una sensación sorprendente que describimos en mayor detalle a continuación.

Diseño clásico y lentes opcionales de varios colores

Exteriormente muy parecidas a las clásicas gafas de pasta, la propuesta de Luppo destaca precisamente por no llamar excesivamente la atención. Visualmente parecen unas gafas de montura negra normales y corrientes, y solo la anchura de las patillas delata que nos encontramos ante un dispositivo electrónico. Allí se aloja la batería, el sistema de conectividad Bluetooth y las almohadillas del sistema de transmisión ósea.

Las gafas en sí mismas están fabricadas en un plástico mate de textura satinada y agradable al tacto. Las lentes UV400 incluidas en la caja son de color negro, pero opcionalmente también se pueden montar fácilmente otras de color gris cromado, naranja o azul (que hemos utilizado en estas fotos) a un precio de 19,99 euros el juego. Para instalarlas basta con hacer un poco de presión, utilizando un sólido sistema de encaje “al clic”.

La ergonomía de las gafas es exactamente la misma que la de cualquier otro modelo. Tan solo difiere en el hecho de que el sistema de transmisión ósea ha de estar en contacto permanente con la cabeza para garantizar una calidad de sonido óptima, por lo que las patillas son tal vez más ajustadas de lo habitual. Afortunadamente ofrecen una cierta flexibilidad en caso de que tengamos un cráneo privilegiado.

El grueso de los controles se encuentra situado en las patillas. Un botón en la patilla derecha permite subir y bajar el volumen, mientras que una zona táctil en la izquierda permite cambiar de canción y pasar las llamadas con solo tocarla con el dedo. Cuesta un poco acostumbrarse si estamos habituados a los botones físicos, pero tras unos minutos las manejaremos con total soltura. Aunque las patillas parecen algo gruesas, una vez puestas se disimulan bastante. No da la impresión de llevar algo aparatoso encima (y realmente no pesan más que unas gafas de toda la vida).

Sonido sorprendentemente nítido

Como mencionábamos el otro día, la tecnología de transmisión ósea funciona enviando vibraciones a la cóclea o caracol directamente desde los huesos de nuestra cabeza en lugar de moviendo directamente el tímpano como harían unos auriculares convencionales. Es una sensación totalmente nueva, inesperada e inicialmente desconcertante, y es que nuestro cuerpo no está acostumbrado a este tipo de experiencias.

La calidad acústica es bastante elevada considerando que técnicamente las gafas de Luppo esquivan los tímpanos para enviar sonido en forma de vibraciones a nuestro cráneo. A lo mejor si estamos acostumbrados al rock duro podemos notar que suena con menos pegada o que ciertos tonos están más apocopados que con unos auriculares internos o de copa de gama alta, pero no es menos cierto que para muchas personas la mejora en percepción y orientación espacial supera con mucho la claridad de los agudos.luppo

La música electrónica con abundancia de sonidos bajos y percusiones suena particularmente bien. También las llamadas de voz, que se derivan desde el teléfono por Bluetooth 4.0 con una nitidez muy elevada. Definitivamente resulta mucho más práctico que utilizar un sistema de manos libres convencional, pero en especial si estamos haciendo deporte y no podemos reducir la marcha ni queremos meternos en problemas con el tráfico.

Cabe señalar que el sistema de vibraciones de Luppo no es totalmente inaudible para el resto. Técnicamente las mismas vibraciones enviadas al cráneo también se difunden en menos medida por el aire, así que es posible escuchar con nuestras orejitas la música en reproducción o las llamadas si estamos muy cerca de las gafas. Suena muy bajito, pero dependiendo del volumen un compañero de asiendo en el transporte público tal vez podría escuchar algo de ruido (en un coche ya sería muy difícil).luppo

La obvia ventaja de la tecnología de transmisión ósea es que tenemos los oídos totalmente despejados. Esto significa que podemos escuchar perfectamente qué sucede a nuestro entorno e incluso mantener una conversación con total normalidad (¡y sin pegar gritos!) mientras escuchamos música o tenemos a otra persona al teléfono. El plus en seguridad es elevado. Y en cuanto a las gafas en sí mismas, la claridad de las lentes de Luppo no tiene tacha alguna.

Una alternativa más práctica y versátil que los clásicos auriculares

luppo

Por la seguridad aportada y el hecho de combinarse totalmente con unas gafas de sol (necesarias si queremos hacer deporte de día y en verano), las gafas de transmisión ósea de Luppo suponen una alternativa muy interesante a los auriculares Bluetooth de toda la vida, no hablemos ya de los modelos con cable.

A un nivel más técnico, el dispositivo cuenta con una autonomía de 8 horas, dato que puede variar en función de factores como el volumen utilizado. Para cargarlo se utiliza un cable microUSB como el de cualquier teléfono móvil. Se incluye uno en el caja. La conexión se realiza mediante Bluetooth con total normalidad; basta con pulsar el botón de subir el volumen M durante unos ocho segundos para iniciar el proceso de emparejamiento. Para apagarlo se deja apretado durante tres segundos.luppo

A nivel de resistencia, las gafas de Luppo no están fabricadas con materiales fácilmente quebradizos. Dicho esto, no es un aparato sumergible. Aunque la tecnología de transmisión ósea ha sido utilizada para productos subacuáticos e incluso en aparatos militares de comunicación, no conviene exponerlas a la lluvia o darnos un chapuzón en la playa. Aquí deberíamos tratarlas como si fueran unos auriculares convencionales.

En suma, nos encontramos ante un producto sumamente recomendable para deportistas, pero también para cualquier persona que odie andar con un manojo de cables en el bolsillo o esté harto de limpiar las pelusas que se forman en las gomas de los típicos auriculares. El plus de seguridad es importante, y encima las gafas combinan prácticamente con cualquier cosa que te pongas.

Gafas de sol Bluetooth con conducción ósea Luppo

Dotadas con Bluetooth 4.0 para conectarse a cualquier teléfono móvil, las gafas de transmisión ósea de Luppo transmiten sonido de elevada nitidez sin auriculares ni bloquear nuestros oídos. Incorporan una superficie táctil en las varillas para controlar la reproducción musical y la recepción de llamadas, mientras que la carga se ejecuta usando un conector microUSB.

De diseño clásico, tienen tres juegos de lentes polarizadas opcionales UV400 (gris cromado, azul y naranja) disponibles online por 19,99 € para combinarlas a la perfección con tu estilo personal. Su precio es de 99,99 euros.


Etiquetas: , , ,