Los asistentes y altavoces inteligentes están cambiando nuestras rutinas. Es evidente. Pasamos de apuntar nuestras tareas en una libreta o agenda con calendario analógico a escribir mensajes en nuestro smartphone. Y ahora, a “cantarle” nuestras peticiones a un pequeño altavoz.

Los altavoces inteligentes han despertado una nueva forma de hacer las cosas de siempre. Su inteligencia es contextual. Cuando digamos “tengo hambre” nos dará un mapa de lugares cercanos donde comer, según un análisis de nuestra posición. Si queremos unas vacaciones, podemos preguntarle qué cosas serían divertidas hacer en tal o cual destino. Y así.

Pero hay margen de crecimiento y “aprendizaje”. Con un modelo como un Google Home Mini en casa, una versión muy económica y fácil de instalar -tan sólo hay que conectarlo mediante USB mini a cualquier toma de alimentación-, podemos hacer algo más que preguntar si lloverá mañana. Aquí recogemos algunas de las más curiosas funciones de este altavoz inteligente.

Más allá del “pon Stranger Things”

altavoz inteligente

Como bien se encargó Google de explicar en su momento, la búsqueda del asistente perfecto comienza por respuestas sencillas a preguntas complejas. Podemos pedirle que nos cuente un chiste, una historia, un relato de fantasmas o incluso que nos haga preguntas a nosotros.

Durante las primeras horas es habitual que nos veamos diciendo “Ok Google, imita a un caballo”, mientras que el asistente nos responde con una grabación de la onomatopeya. Y no siempre será el mismo sonido pregrabado.

Hora de trabajar

Tras las primeras horas de práctica y ensayo, Google Home saca todo su músculo demostrando su potencial como herramienta laboral. Con “Ok Google, dime qué tengo previsto para hoy” o “dime los recordatorios de hoy”, citas de la agenda, viajes, noticias, etc.

Si no sabemos cómo vincular nuestras tareas, vamos allá con unos sencillos pasos: en primer lugar debemos descargar la aplicación Google Home desde la Play Store. Una vez instalada, abrimos esta app con forma de silueta de casa y pulsamos en las tres líneas verticales, desde la que accederemos al menú principal. Desde ahí bajamos hasta Más opciones, con el dibujo de tres puntos.

altavoz inteligente

Y desde el nuevo menú bajamos hasta Mi día, en la sección de Servicios. Tanto ahí como en las secciones Calendario y Recordatorios podremos vincular nuestro calendario, clicando y tocando para activar sobre cada tarea asociada a Google Calendar.

Decidiendo el destino

Imagina que estás en mitad de una acalorada charla con amigos, necesitas echar algo a suertes pero no te decides. El asistente también puede ayudar aquí: podemos jugarnos algo a cara o cruz con el comando “Ok Google, lanza una moneda“. Hará el sonido del vuelo y caída de la moneda. Y no dará el resultado. ¿Hemos elegido correctamente?

Algo más que música

Además de reproducir una playlist o una canción en concreto, Google Home puede detenerse e incluso reiniciarse con comandos tan sencillos como tocar con la palma de la mano encima de él. Si programamos el despertador, para detenerlo sólo tenemos que hacer el mismo gesto o cogerlo.

altavoz inteligente

Si queremos bajar o subir el volumen sólo tenemos que pedirlo con comandos como “Ok Google, baja el volumen” o “baja el volumen al mínimo”, “sube un poco el volumen”, “sube el volumen al máximo”, etcétera.

El asistente de Google Home entiende más comandos de los que imaginamos. La clave es hablarle como haríamos a una persona, puesto que es inteligente pero aún no sabe leer mentes. En nuestras pruebas, cuando pedimos “pon algo de jazz”, reprodujo el tema ‘Algo de jazz’ de Violadores del Verso. Cuando pedimos “pon jazz” buscó un local llamado jazz. El comando correcto, por tanto, era “pon música jazz”.

Finalmente, podemos pedirle que detenga o apague la música, pero también podemos adelantar, retrasar, o incluso pedirle que nos cante. “Ok Google, adelanta la canción X segundos/minutos” nos llevará a ese punto de la canción. Algo que también podemos hacer con películas y series.

¿Qué tal van mis acciones?

altavoz inteligente

Una de las fortalezas clave de Google Home reside en su comunicación… con otros gadgets o aplicaciones. Si usamos el comando “Ok Google, qué tal van las acciones de X”. Nos informará sobre las acciones de la empresa que le preguntemos.

Pero además podemos pedir un informe más detallado, preguntando “¿cuándo han subido/bajado las acciones de X (empresa) desde la semana pasada hasta hoy?”. Una herramienta útil, sin duda, para pequeños y medianos inversores.

Conociendo al cerebro de la bestia

Una de las ideas radicales de Google al desarrollar su asistente reside en crear un punto de convergencia y familiaridad entre humano y máquina. La robótica no tiene por qué ser fría y distante. A Home podemos preguntarle por su familia, hermanos, padre, madre, hijos… y cada vez nos dará una respuesta diferente.

Si le planteamos una cuestión filosóficamente complicada, preferirá no mojarse. Ante la pregunta “¿crees en Dios?” nos responderá “los ingenieros no me enseñaron religión”. ¿Tiene novio o novia? ¿Y amigos? Ahí podrá darnos distintas respuestas. Algunas muy interesantes, otras menos atrevidas.

altavoz inteligente

En cuestión de ocio, Google Home se las sabe todas. Podemos preguntarle si recuerda cuándo es nuestro cumpleaños, si sabe rapear o cantar, si tiene alma o cuerpo, si entiende sobre conceptos como la muerte, el amor o la felicidad, si nos ayudaría con la tarea (spoiler: no), si nos ayuda a preparar un sándwich. Y si puede echarnos una mano en la cocina, nos dará información sobre los locales de comida rápida más cercanos.

En términos prácticos podemos pedirle que cambie algo de libras a euros, de kilos a toneladas, distancias, de grados Fahrenheit a Celsius, que nos deletree algo, que nos diga el alfabeto, el significado de cualquier palabra, que nos de la solución de divisiones, raíces cuadradas, habitantes de países, colores de banderas, que nos lea poemas o que juguemos a “Yo me la sé”, una especie de Trivial muy interesante para descubrir curiosidades.

Viajes y negocios cercanos

“Ok Google, ¿cuál es el mejor restaurante de la zona?” nos dará la respuesta basándose en las mejores valoraciones de nuestra ciudad. “¿Cuál es la dirección de X” nos ayudará a dar con el negocio o lugar sobre el que andamos buscando información. Igual para encontrar un cajero, un centro médico, o un supermercado.

“Hay algún cajero/supermercado/hospital cerca?” es un comando utilísimo para encontrar los lugares relevantes más próximos. Nos dará las fichas de los lugares más próximos, la dirección y la distancia. Y si nos da una calle que desconocemos, ahí podemos continuar con la información facilitada desde Google Maps.

También podemos preguntar cuánto tardaremos en llegar al trabajo. Para ello debemos seguir la siguiente ruta: desde la app pulsamos sobre las tres rayas, de ahí bajamos hasta Más opciones, como anteriormente y desde ahí, sobre Información personal. En la opción primera, Ubicación de casa y del trabajo, podremos configurar una ubicación laboral. Y no podrá decirnos cuánto tardaremos en llegar en transporte público, pero sí en taxi o privado, con nuestro propio vehículo.

Haciendo la lista de la compra

altavoz inteligente

Una función muy útil es crear una lista de la compra. “Ok Google, añade papel higiénico a la lista de la compra” e incorporará este producto a la lista de la compra. Una lista que podemos ver y editar desde la app de Google Home o preguntársela directamente, mediante el comando “Ok Google, ¿cuál es mi lista de la compra?”.

Y, si no queremos hacer lista de la compra, igual que podemos pedir un albañil o fontanero, podemos pedir la información del centro comercial más cercano, para ir en vivo y comprar lo que necesitemos.

Comunicándose con otros gadgets

En cuestiones de domótica, Google ha sabido dotar a su asistente de buena comunicación. No en vano ya dedicamos un espacio a Nest, el termostato inteligente de Google. Dependiendo de los wearables y gadgets que tengamos por casa, podemos atenuar, encender o apagar las luces, mediante el comando “Ok Google, enciende (o apaga) X de Y (aquí podemos decir cualquier habitación)”.

También podemos pedirle pagar la cocina, el robot de limpieza que tengamos asociado, la televisión o incluso el equipo de sonido que esté vinculado desde nuestro menú de opciones.

Y pidiendo un poco de relax

altavoz inteligente

Si ya estamos estresados de tanto gadget, de tanta configuración y de tanto aprendizaje, nada mejor como pedir “Ok Google, quiero relajarme” y el asistente reproducirá un sonido relajante. Nada mejor que un poco de ruido blanco para quedarnos dormidos.

Dicho sonido lo podemos propagar a otros asistentes, pidiéndole que lo transmita o reproduzca en el salón, la cocina, el baño o el nombre del lugar que tengamos asociado al otro u otros asistentes. Así de fácilmente podremos escuchar el sonido del mar o una tenue lluvia por toda la casa. Una buena forma de recordar las olas de un verano que se despide…

Google Home Mini + bombilla inteligente TP-Link

altavoz inteligente

 

Google Home Mini brinda toda la potencia de Google Assistant en un atractivo altavoz mucho más pequeño. Dotado con diferentes terminaciones textiles, ha sido diseñado para ocupar el mínimo espacio posible, simplificando así el uso de múltiples unidades por todo el hogar. Coqueto pero asequible, también está disponible en color tiza.

Durante un tiempo limitado se puede encontrar de oferta junto a una bombilla inteligente TP-Link LB100, que permite apagar y encender las luces de la habitación mediante órdenes de voz e incluso regular la intensidad de la iluminación para adaptarla mejor a cada hora del día. Comienza a disfrutar de las ventajas de Google Home por muy poco dinero.

Home Mini
 

Google Home + enchufe inteligente TP-Link

altavoz inteligente

El altavoz inteligente Google Home ofrece una experiencia acústica de calidad y controles táctiles en la parte superior del dispositivo aprovechando su mayor tamaño frente a la diminuta versión Mini. Está cuidadosamente diseñado para integrarse en cualquier estancia.

La oferta de El Corte Inglés incluye por un tiempo limitado un enchufe inteligente TP-Link. Gracias a esta combinación podrás controlar conectar y desconectar electrodomésticos (o lámparas) de forma remota y hasta programar su activación por horas sin llegar a tocar el ordenador. Así de fácil es convertir tu hogar en una auténtica vivienda domótica.

Home
En Tecnología de tú a tú | ¿Hasta qué punto compensa tener un altavoz inteligente en casa?


Etiquetas: