El "beat’em up" fue un género de tremeno éxito allá por los 90, títulos como Final Fight, Streets of Rage y Double Dragon dieron lustre a un tipo de juego en el que el uno contra todos era la dinámica.

Bien es cierto que las 2D favorecían ese desarrollo lateral con scroll en profundidad, pero no merecía la suerte del abandono que ha corrido con el mundo poligonal que se impuso a finales de los 90. Sega intenta redimir ese destierro inmerecido y ha recreado en exclusiva para PS3 toda la magia y la adictividad que provocaban los juegos de lucha de uno contra lo que se ponga por delante.

En este caso tomaremos la identidad de un joven aprendiz de la mafia japonesa, que se enfrentará en un mundo abierto al más puro estilo GTA IV pero con una agresividad de sus habitantes mayor de la habitual.

Además, tiene un toque de RPG con un personaje que acumula puntos de experiencia y evoluciona en función de sus logros, aprendiendo nuevos goles, bloqueos y manejo de armas. Unido a este toque RPG tiene una historia cautivadora que nos guiará hasta un fnal que abrirá nuevas opciones en el juego, para que su rejugabilidad se vea enriquecida.

Porque hablamos de un juego con una duración de unas 20 horas si sólo hacemos la línea de argumento principal y dejamos de lado las misiones paralelas. Algo insólito en un genero de pelea que se suele calificar de monótono pero que Sega ha demostrado que se puede reinventar manteniendo la esencia del éxito.

Os dejamos con un video en el que se aprecian las impresiones que os contamos, veremos como sin deslumbrar por gráficos o música (una pena que esté en japonés subtitulado al español), su jugabilidad compensa cualquier tara que se le quiera buscar.

Un acierto de juego y un 10 para Sega por invertir en el "beat’em up" de nuevo, desde el pasado 12 de Marzo disponible para PS3 en exclusiva.


Etiquetas: