Microsoft lanza campaña multimillonaria para encontrar a un adolescente canadiense que se fugó de casa. Una responsabilidad corporativa llevada al máximo extremo. El gigante de Redmond ya ha ofrecido una recompensa para todo aquél que tenga una pista sobre el muchacho.

Al parecer, todo empezó el 13 de octubre, cuando un adolescente canadiense se fugó de casa porque sus padres le prohibieron jugar a la Xbox 360. Esto fue debido a que estaba todo el día jugando al COD4, por tanto hartaron a sus padres que decidieron quitarle la Xbox 360.

Puesto que la desaparición de un niño es una tragedia y mucho más si va unida a uno de los productos estrellas de una compañía, los de Redmond han donado US$25.000 en los fondos de la familia para encontrar a su hijo. Pero, por ahora, no hay noticia del muchacho. ¿Y a vosotros, que os parece? ¿Un exceso de celo corporativo o una buena oportunidad para mostrar lo buenos que somos?


Etiquetas: ,