Corría el año 1990 cuando en los salones recreativos pasaba sin pena ni gloria una recreativa básica e innovadora, Street Fighter I, una joya retro de calidad más que escasa que pocos ojos pueden jactarse de haber visualizado.

Un par de años más tarde, la secuela que Capcom creó tuvo un éxito brutal e inimaginable para ellos mismos, Capcom se convirtió en la reina de todo salón de ocio con placas de gran calidad que se convertirían en “must have” de todos los tiempos (Ghouls and Ghost, Final Fight, etc). Street Fighter II llegó a la cima del mundo de los videojuegos, que por aquel entonces (primeros años de la década de los 90) no era más que un mundo geek al que se miraba con extrañeza.

En los años venideros al estreno de Street Fighter II, se sucedieron versiones mejoradas para exprimir al máximo la gallina de los huevos de oro. Excepto un par de excepciones (SFII Champion Edition y SFII Turbo), se puede asegurar con rotundidad que fueron un más que sincero y sonoro fracaso, la saga Alpha, Zero, Turbo HyperFighting y sus clones no vinieron sino a emponzoñar lo que se había convertido en leyenda del videojuego, y de hecho sólo sirvieron para ensalzar lo majestuoso y simple de la idea original que siguió encadilando a millones de jugadores de todas las plataformas en las que fue versionado desde entonces y hasta incluso hoy.

Recientemente se puede disfrutar de una remozada versión de Street Fighter II en los servicios Online de Xbox 360 y PS3. El 20 de Febrero de este mes temblarán de nuevo las crucetas (analógicas hoy día) con las legendarias magias que en su día fueron estándar de los juegos de lucha, y que el tiempo ha ido dejando de lado en favor de las combinaciones de pulsaciones de botones más que en la habilidad (y aleatoriedad en muchos casos) de giro de pad analógico.

Se recupera el control de 6 botones clásico de la época (tres patadas y tres puños) y a todos los jugadores y magias existentes se añaden nuevos personajes, vestimentas descargables, diseño en alta definición, versión orquestada de las melodías clásicas y un sinfín de cualidades que sin duda calarán más en los nostálgicos que vivieron aquél boom del beat’em up que en los jugadores noveles que no sepan qué significó Street Fighter IV para toda una generación, una obra maestra convertida en leyenda que Capcom pretende revivir a lo grande desde sus más oscuras cenizas. Vuelve el rey de la lucha, Street Fighter IV está aquí.


Etiquetas: