La idea de Wasabi quizás no sea novedosa, pero si mejora sobremanera las existentes en le mercado de tintes parecidos. Desde los tiempos en que los bits decidían el poderío de una consola, tiempos en los que el procesador primaba sobre el chip gráfico, han existido opciones de personalización de los estáticos diseños de las consolas.

Sega con la Megadrive y Nintendo con la Super NES disfrutaron de diversidad de pegatinas que en la mayoría de las ocasiones eran obsequiadas por las revistas especializadas del sector (revistas que fueron decayendo en favor de internet).

Pegatinas que solían estar basadas en grandes éxitos comtemporáneos entonces. Ideas que se extendieron en el tiempo con Playstation y PS2, N64 y XBOX…pero siempre primaron por una más que dudosa calidad debido a su gratuidad.

Ahora se presenta la opción de poder personalizar las consolas con pegatinas satinadas de alta calidad, semejantes al vinilo y con unos acabados y precisión respecto al diseño de las consolas francamente espectacular.

Viendo la diversidad de colores y acabados que hay en las consolas portátiles, siempre surge cierta envidia al mirar una sosa XBOX360 blanca ensuciándose o una PS3 absorbiendo huellas dactilares a diestro y siniestro. Los diseños abstractos que incorporan las pegatinas, además de atractivos tienen un acabado absolutamente profesional que encaja perfectamente si se tiene esmero en la colocación de los mismos.

En el caso de XBOX360 las pegatinas en las uniones de 90º no casan a la perfección mientras que en PS3 son absolutamente continuas en las uniones. Lo más positivo de estas pegatinas de Wasabi es la posibilidad de quitarlas sin tener que quitar luego el odioso pegamento, sin frotar más que pasando un paño húmedo, sin tener que sacrificar el diseño original de la consola si algún día se cambia de opinión.

Una solución adecuada para las mentes inquietas que necesitan dar un toque de diseño cada cierto tiempo a sus aparatos tecnológicos, remozándolos con pequeños accesorios que hagan verlos de distinta manera, con la misma ilusión que el día que se adquirieron.


Etiquetas: , , ,