El pirateo de las consolas portátiles es algo bastante frecuente, dado la facilidad con la que se realiza. En el caso de la Nintendo DS lo más común es el uso de un simple cartucho que dispone de un espacio para la clásica tarjeta SD o micro SD, donde se almacenan las aplicaciones descargadas de Internet , y que, a su vez, se inserta en la ranura trasera como si fuera cualquier otro juego más de la consola.

Hasta la fecha esta práctica parecía ser tolerada por la compañía japonesa, amparándola en la justificación de que sólo la realizaban los usuarios poseedores del juego original, que pretendían hacer una “copia de seguridad” del juego que ya tenían. Pero Nintendo ha cambiado su estrategia y ha decidido velar por fin por la salud de su “benjamina”.

Para ello la primera medida que ha tomado ha sido llevar a los tribunales a cinco empresas japonesas. Éstas hacían negocio vendiendo dispositivos que habilitaban la DS para usarse con juegos y programas descargados de Internet. La demanda correspondiente ha sido presentada junto a otros 55 fabricantes de software nipones en el Tribunal del Distrito de Tokio.


Información cortesía de:


Etiquetas: , , , , , ,