Los periféricos de detección de movimiento para las consolas serán los grandes protagonistas durante los próximos meses. Después de la expectación generada por el Project Natal de Microsoft, la compañía japonesa Sony ha anunciado oficialmente los detalles de su apuesta en este campo. Se llamará Move, verá la luz en los mercados de todo el mundo este otoño e incorporará un segundo controlador con joystick, al estilo del nunchaco del Wiimote. El precio rondará los cien euros.

La cámara web PlayStation Eye, en combinación con el sistema PS3, detecta con total precisión el movimiento, el ángulo y la posición tridimensional exacta del mando de movimiento PlayStation Move, permitiendo a los usuarios jugar de una forma mucho más intuitiva.

El mando Move cuenta con sensores de movimiento avanzados, que incluyen un giroscopio de tres ejes, un acelerómetro de tres ejes, y un sensor de campo magnético terrestre, además de una esfera con colores cambiantes que son detectados por la cámara PlayStation.

A través de la tecnología incorporada al periférico se detectan tanto los movimientos rápidos como los lentos, ya esté el usuario usando una raqueta de tenis o pintando con un pincel.

Gracias a los botones de acción y al gatillo analógico es posible interactuar con el juego, mientras que sus efectos de sonido y los cambios de color de la esfera actúan en respuesta a dichas acciones.

Además, la cámara PlayStation Eye es capaz de capturar la imagen y la voz del usuario, lo que permitirá vivir experiencias con la realidad aumentada.

Al igual que el resto de mandos inalámbricos del sistema PS3, el nuevo mando posee una batería interna recargable de ión de litio y cuenta con tecnología Bluetooth para transmitir los datos de forma inalámbrica a la consola.


Etiquetas: , ,