Algunos datos a nivel internacional empiezan a indicarnos por donde van los tiros: En USA sus ventas recientes han caído, en Japón la Xbox 360 le ha ganado por primera vez el pulso varias semanas y en España la PS3 fue la consola menos vendida en Navidades.

Otros síntomas bastante reveladores tienen que ver con el gasto en los sistemas online de las distintas consolas: Mientras los 20 millones de usuarios de PlayStation Network gastaron 137 millones de euros, los 17 millones de Xbox Live desembolsaron bastante más hasta alcanzar 760 millones.

Un síntoma de que los los jugadores expertos prefieren la comsola de Microsoft. Aunque bien es cierto que la PS3 es la consola más avanzada, ¿hasta qué grado compensa pagar ese sobre precio si no hay pocos juegos a los que puedas sacar todo ese potencial? De hecho, hasta el momento solo 3 juegos lo han logrado: Metal gear solid, LittleBigPlanet y Killzone 2.

Y tampoco parece que el reproductor Blu-ray se por el momento una baza ganadora, pues no acaba de despegar, y hasta el momento se estima que solo el 5% de las ventas de películas en Europa será de Blu-ray (mientras que un 95% será en DVD).

Por otro lado, los que mantienen a las consolas y suponen al mayo atractivo de las mismas, los creadores y desarrolladores de videojuegos, son los que más presionan para que Sony baje los precios. Porque programar para la PS3 es más complicado y hasta la fecha las ventas no justifican el esfuerzo.

Y para colmo, Sony acaba de despedir a 1.600 empleados, ha tenido que ver cómo sus directivos eran secuestrados por parte de los trabajadores de uno de sus centros en Francia e informan que difícilmente pueden bajar más el precio pues Sony ya pierde unos 38 euros por unidad con su actual precio.


Etiquetas: , , , , ,