Dragon Ball tuvo una entrada tardía en el mundo del videojuego. En los tiempos de auge de la serie allá por los años 90, muchos aficionados recurrieron a la importación para poder jugar a los primeros episodios de Dragon Ball en el memorable cerebro de la bestia, Super Nintendo.

Eran juegos de rol que recreaban gran parte de la serie, y más adelante llegaron los juegos de lucha, que llegaron a Europa con bastante retraso y en francés por causas de distribución más que curiosas. Una vez que el mundo de las tres dimensiones vio la luz, se dejó de un lado el entonces innovador sistema de pantalla partida que simulaba los inmensos escenarios para dar protagonismo a la posibilidad de esquivar los golpes en tres dimensiones, aunque el "split screen" siempre ha estado presente en las diversas versiones de los juegos de lucha de Dragon Ball, que en sus últimas apariciones se puede decir que es como estar inmerso en pleno combate de la serie de dibujos animados.

Una vez situados en la historia, se aprecia un hueco considerable que nunca fue cubierto en esta oleada de juegos de Dragon Ball que se han visto durante casi dos décadas, es el formato que imitase la serie, pero de forma plataformera-aventurera. Una especie de beat’em up y aventura gráfica fusionada de forma que nos sumergiese en toda la historia de la serie conociendo a todos los personajes de forma similar a como ocurría en el anime original. Ha tenido que ser Wii la afortunada poseedora del título más prometedor de la saga, con una estética manga idéntica a la serie y con un modo aventura que llenará a todos los amantes de Goku.

Esta primera entrega cubrirá la serie hasta la llegada de Raddix, el hermano superguerrero de Goku que será el comienzo de la siguiente entrega en los próximos años. Es decir, participaremos en los torneos, carreras, luchas entre medias con el ejército del lazo rojo, Tai Paipai y Mutenroshi, todo tal como aconteció en la serie original. Un juego, este Dragon Ball: la venganza del Rey Piccolo que llegará a nuestro mercado europeo en navidad y que en Japón gozarán desde mediados de Julio.

Parece que poco a poco van mejorando el rendimiento de Wii, una consola condenada a juegos mediocres que sólo hacen un uso banal del mando, y que no posee muchos juegos mejores que los de la última generación en su predecesora GameCube.


Etiquetas: