Con este extenso título llegará a todas las Wii de Nintendo el nuevo título de la saga Crystal Chronicles de Final Fantasy, situado 1000 años depués de la versión primaria de este juego y con un estilode juego que mezcla el rol y la aventura a partes iguales.

Recordando en cierto modo al estilo de Pahntasy Star Universe, por ejemplo, nuestros personajes serán controlados en una tercera persona con tintes de acción pseudo plataformera pero con una calidad gráfica muy digna para Wii.

Parece que últimamente le han cogido el punto a Wii, y más que explotar su mando con detección de movimientos, están tendiendo a hacer como en la última época de GameCube, sacando un apartado gráfico que parecía inalcanzable en estas consolas.

De la mano de Square Enyx, el mejor estudio creador de juegos de rol de todos los tiempos, nos llegará el 5 de Febrero bajo el argumento de los personajes portadores del Crystal que son temidos y rechazados por el desconocimiento de sus posibles poderes en un vasto mundo explorable al más puro estilo Final Fantasy, pero con luchas en tiempo real y dinámicas, nada de combates por turnos, aunque se mantiene evidentemente el sistema de puntos de experiencia y magia.

Nos reiteramos en la exultante calidad gráfica que refleja el juego para los que no tiene acostumbrados Wii y esperamos que Square Enyx se anime y prodigue en este tipo de juegos, incluso añorando un posible remake de Final Fantasy VII, pero eso ya es dejar correr la imaginación en base a la nostalgia del posiblemente mejor juego de toda la saga Final Fantasy que lanzase a la extinta Playstation al estrellato.

En cualquier caso, el mando de la Wii estará especialmente adaptado para el sistema de combates del juego, requiriendo las típicas sacudidas y giros para realizar los ataques de los protagonistas en sus luchas contra los enemigos, enemigos entre los que hay clásicos de la saga como el entrañable cactus "bailongo".

Parece que Wii no sólo tendrá el tirón de Navidades encuanto a buenos títulos sino que en los meses siguientes los estudios preparan una avalancha de buenos títulos.