Hace más de diez años un fenómeno proveniente de Japón llegaba a España: Tamagotchi. Bajo ese nombre, en apariencia indescriptible, nos encontramos con un pequeño juguete electrónico que nos proponía cuidar de una mascota virtual. Su éxito fue arrollador y toda una generación de niños vivió el boom de los Tamagotchi. La fórmula que combinaba videojuegos en un formato menos convencional, una suerte de llavero de juguete, funcionó muy bien y a día de hoy Bandai, sus creadores, todavía siguen apostando por este tipo de criaturas, aunque su momento de gloria ya ha pasado.

Siguiendo este concepto, el de combinar juguetes con videojuegos, Activision sorprendió a los más pequeños estas navidades con Skylanders. Un título que narraba las aventuras de Spyro el dragón, un personaje clásico entre los más jugones, en un mundo de fantasía donde en esta ocasión se encontraba acompañado de una serie de héroes que le ayudarán en la misión de salvar el reino.

Un juego de acción en tercera persona diseñado para los más pequeños de la casa. A nuestra disposición, un montón de criaturas con habilidades diferentes que nos permiten superar los diferentes obstáculos que se muestran en nuestro camino. Todo ello con un apartado gráfico muy cuidado y es que nuestros peques también se merecen juegos de gran calidad. Hasta aquí nada extraordinario, podemos pensar, un juego más para chavales. Sin embargo, Skylanders tiene una singularidad que le hace muy especial.

Como ya hemos mencionado unas líneas más arriba, Skylanders se caracteriza por su combinación de juguetes con videojuegos. Para lograr esta mezcla Activision ha creado una plataforma que, al conectarla a la consola, nos permite colocar arriba figuras de los héroes del juego y convertirlos en personajes jugables. Dicho así quizá suene un poco confuso pero pensemos en este tipo de muñecos como si fueran tarjetas de memoria.

Cada criatura representa a un personaje virtual en el juego. Cuando lo pongamos encima de la plataforma podremos jugar con él y si en algún momento queremos cambiarlo, simplemente le retiramos y ponemos otro. Es decir, en vez de seleccionar personajes en un menú virtual somos nosotros quienes elegimos con quién queremos jugar poniendo la figura correspondiente encima de este portal.

De este modo, podemos llevarnos a nuestro personaje siempre encima y jugar en otros sitios, y en otras consolas, con él sin necesidad de configuraciones adicionales. Simplemente ponemos el muñeco en la plataforma y a jugar. Cada uno de ellos cuenta con un elemento y unos atributos diferentes, de este modo en función de los que usemos podremos desbloquear una serie de caminos u otros. El juego viene con unas cuantas figuritas de regalo pero podemos comprar el resto para tener más héroes.

Para complementar la experiencia del videojuego, podemos utilizar los códigos que incluyen las figuras, son únicos, y acceder a diferentes minijuegos que se encuentran disponible en la página web. Como veis, Skylanders es un juego que va más allá de la pantalla de nuestro salón y llega a otros ámbitos como las figuras o nuestro ordenador conectado a Internet.

De este modo, nos encontramos con un juego ideal para el público infantil que utiliza muy bien los juguetes como medio para interactuar en el mundo virtual de Skylanders. Además siempre podemos dedicarnos a coleccionar las diferentes figuritas ya que la colección es bastante amplia. El juego se encuentra disponible para PlayStation 3, Xbox 360, Nintendo 3DS y Nintendo Wii. Además, todos los muñecos son multiplataforma compatible con todos los sistemas.

Para más información sobre disponibilidad y precio de Skylanders haz click aquí.