Por fin leemos que los resultados económicos de Sony desvelan que la división de Sony PlayStation entra en beneficios. La videoconsola de última generación de Sony comenzó con muy mal pie su andadura en el saturado mercado de videoconsolas, en el que Sony era ya líder con la PS2.

La migración de los usuarios de la PS2 a la nueva consola no ha sido tan rápida como se esperaba. De hecho la mayoría de los que tenemos la consola antigua seguimos usándola felizmente y comprando los juegos nuevos que salen al mercado. Además, muchos nuevos usuarios siguen comprando la PS2 considerando que la PlayStation 3 excede sus necesidades.

Con esta consola Sony ha desplegado todas sus armas creando la consola más potente del mercado pero, según parece, este movimiento les ha pasado factura. La consola más potente del mundo que además integra un reproductor de Blu-ray. ¿Qué más se puede pedir? Pues eso pero más barato.

Cuando por fin salió a pesar de los retrasos, llegó al mercado con un precio de venta altísimo que dificultó mucho su aceptación entre el gran público. Sony ha disminuido sus gastos de producción rebajando 100 dólares el precio de la consola, lo que sin duda ha sido un aliciente para impulsar las ventas. Además abarataron el precio del pack de desarrollo de videojuegos para que cualquier empresa creara juegos para esta plataforma.

Ahora, con más juegos que nunca y con un precio aceptable empieza a ser la elección de muchos aficionados a las consolas, que esperaban ansiosos a que llegara este momento para hacerse con ella.

Sony PlayStation obtuvo un beneficio de 121 millones de dólares, un cambio significativo frente a los 509 millones de pérdidas del año anterior.


Etiquetas: , , , ,