Aunque lleva con nosotros ya unos años, sin duda, parece que este 2016 es el año en el que la Realidad Virtual va a despegar por fin. Samsung con sus Gear VR, HTC Vive, PlayStation VR ya están aquí para permitirnos vivir en mundos virtuales.

Realidad Virtual ¿Qué es y cómo empezar?

Diferentes actores muy importantes están apostando por ello, como Google, que ha creado su propia división de Realidad Virtual; la mismísima NASA que utiliza la PlayStation VR para enseñar a sus técnicos a manejar robots en el espacio; o el todopoderoso Facebook, que quiere llevarnos a una realidad virtual lo más realista posible.

¿Qué es la Realidad Virtual?

Realidad Virtual ¿Qué es y cómo empezar?Pero, ¿sabemos en qué consiste realmente? Se trata de una tecnología que simula un entorno visual inmersivo haciendo que lo vivamos como si realmente estuviéramos allí. Ayudados de otras herramientas, como soluciones de sonido (auriculares inmersivos), guantes con sensores especiales o mandos especiales, podremos aumentar la sensación e, incluso, interactuar en esa realidad.

Usos de la Realidad Virtual

Muchos son los diferentes usos que se pueden aplicar a esta tecnología:
Educación: ambientes inmersivos para, por ejemplo, visitar museos sin salir de clase, realizar fantásticos viajes por el interior de cuerpo o, incluso, viajar en el tiempo para encontrarnos en pleno foro romano.
Sanidad: ya se lleva un tiempo realizando diferentes experiencias como prácticas de operaciones, medir la actividad cerebral durante una cirugía, etc.
Simulación: se pueden crear diferentes programas ideados para formación de, por ejemplos, pilotos de aviones, conductores de autobuses o trenes, para prácticas de F1
Profesional: varios sectores profesionales esperan avances en realidad virtual para revolucionar el modo de interrelacionar con el cliente como, por ejemplo, poder hacer un paseo virtual por la casa que queremos comprar.
Ocio: por supuesto, uno de los sectores que posiblemente den más juego es, precisamente, el de los pasatiempos: viajes virtuales a otros países, subirnos a montañas rusas sentados en nuestros sofás (que también pueden moverse sincronizados con lo que vemos), o disfrutar de una forma más realista de nuestras películas o series favoritas, como el capítulo de ‘El Ministerio del Tiempo’ rodado para verlo con gafas de Realidad Virtual. Además, ya podemos crear nuestros contenidos en 360 grados, tanto fotos como vídeos, y verlos en casa con las gafas como si estuviéramos allí mismo.

Los diferentes sistemas de Realidad Virtual

Dependiendo de cada fabricante, los requisitos serán muy diferentes, pidiéndonos desde un simple smartphone hasta un potente ordenador de última generación. Veamos las principales opciones de que disponemos a día de hoy.

Google Cardboard

Realidad Virtual ¿Qué es y cómo empezar?

Sin duda el método más sencillo (y barato) de introducirse en la Realidad Virtual. Consiste en unas gafas de cartón (una caja con dos lentes) o plástico (como las gafas Immerse) en la que introducimos nuestro smartphone. Se basa en un invento de unos ingenieros de Google y nos ofrecen una experiencia sencilla y limitada. Obviamente, no podemos esperar demasiado de estas Google Cardboard y son poca más que una curiosidad graciosa.

Samsung Gear VR

Realidad Virtual ¿Qué es y cómo empezar?

 

Basada en las gafas “madre” de la Realidad Virtual, las Oculus Rift, los ingenieros de Samsung crearon unas gafas mucho más cómodas y complejas tecnológicamente, las Gear VR. Poseen una serie de sensores mejorados para seguir el movimiento de nuestra cabeza, una mayor inmersión, un panel de control cómodo y muy preciso, etc. Son, sin duda, las más populares ahora mismo, cuestan unos 100 euros, pero es imprescindible contar con un smartphone Samsung de gama alta, porque las Gear VR sólo son compatibles con Samsung Galaxy S7, S7 edge, Note5, S6, y S6 edge.

Eso sí, no necesitaremos mucho más. Una vez que conectemos el smartphone a las Gear VR se nos pedirá que nos descarguemos la aplicación Oculus que consta de varias partes: podremos ver vídeos y fotografías en 360 grados, mirando a nuestro alrededor para lograr una experiencia panorámica completa, también dispondremos de un cine virtual donde poder ver las películas de nuestro smartphone, pudiendo elegir entre varias salas diferentes.

Pero es que, además, accederemos a un menú (por el que navegaremos cómodamente) donde además de estas aplicaciones, encontraremos una galería para poder disfrutar de nuestras fotografías y la propia tienda de Oculus donde podremos conseguir muchas más experiencias (juegos, vídeos, conciertos de música, espectáculos deportivos), tango de pago como gratuitos: podremos asistir a un concierto de Paul McCartney desde bambalinas, sentarnos junto a los artistas del Circo del Sol, etc. O podemos navegar hasta YouTube donde encontraremos cientos de vídeos en 360 grados.

PlayStation VR

Realidad Virtual ¿Qué es y cómo empezar?

Planeado para que se comercialice el próximo mes de octubre (aunque ya se puede reservar), la PSVR consta de unas gafas (399 euros), una PS Camera (60 euros) y, por supuesto, necesitaremos una PlayStation 4. La expectativa es muy grande: uno de los más importantes fabricantes de videojuegos, con un extenso catálogo detrás (Sony ha prometido 50 títulos disponibles para esta plataforma antes de que acabe el año), y mucha experiencia en satisfacer a los jugones. Además, podremos jugar todos los juegos de la Play 4 y verlos en nuestras gafas PSVR que posee una pantalla de 5,7 pulgadas y nos ofrecerá estos juegos en formato 16:9 y con una resolución de 1920×1080 píxeles.

HTC Vive

Realidad Virtual ¿Qué es y cómo empezar?

HTC lleva casi un año poniéndonos los dientes largos con la que, según ellos, es la experiencia de Realidad Virtual más completa. Consta de unas gafas y dos controladores inalámbricos (uno para cada mano), además de dos bases que nos ayudarán a disfrutar la experiencia virtual, “mapeando” la habitación donde nos encontremos para que podamos movernos dentro de ella, pero integrada en nuestra aventura virtual, gracias a una cámara frontal que servirá al programa para interactuar con la realidad. Apenas quedan horas o días para que aquellos que hayan hecho la pre-reseva reciban el pack en su casa, pero, como adelanto, aquí podéis ver la lista de videojuegos que saldrán para esta plataforma.

Esta calidad tiene su precio y, además, necesitaremos un potente ordenador: una buena tarjeta gráfica (una GTX 970 por ejemplo). Un procesador que sea capaz de mover todo, como un Intel Core i5. 8GB de RAM por lo menos. Con el disco duro, una fuente de alimentación y unos ventiladores potentes, podemos decir que el ordenador puede costarnos, de base, unos 1000 euros, a los que hay que sumarle los 900 euros de las HTC Vive, por lo que nos acercamos a los 2.000 euros de precio total.

Conclusión

La Realidad Virtual ha llegado para quedarse, como pudimos comprobar en el pasado MWC, y tenemos opciones para todos los gustos y todos los bolsillos. ¿Cuál prefieres? ¿Cuál te llama más la atención?


Etiquetas: , , ,