Durante los últimos años y fruto del boom tecnológico, la forma en la que disfrutamos de los contenidos ha experimentado una auténtica transformación. Un cambio que empezó con el desplazamiento de la televisión por parte de Internet y la caída en picado de las suscripciones por cable; que ha acabado con la aparición de nuevos agentes que han sabido adaptarse a las nuevas necesidades de los usuarios.

Y no solo estamos hablando de plataformas como Netflix y HBO, en las que podemos disfrutar de nuestras películas favoritas a la carta, sino del alumbramiento de dispositivos como el Chromecast, que ofrecen un amplio abanico de posibilidades y hasta convierten nuestro televisor en una SmartTV. Sin embargo, estas van más allá del mero envío de los vídeos a la TV. Hoy te contamos algunos trucos y formas de explotarlo al máximo.

Para empezar, cabe comentar algunas de las principales ventajas de este gadget, que permite disfrutar del contenido en streaming sin necesidad de descargar nada previamente, que hace posible una reproducción más fluida, y que convierte nuestro televisor en uno inteligente con independencia de sus características –existen algunos requisitos básicos, aunque mínimos que abordaremos más adelante–.

Por supuesto, no solo sirve para mandar material este tipo de “material”, ni para disfrutar de nuestras películas favoritas de Netflix, HBO y otras utilidades muy populares; sino también otro como fotografías, presentaciones y música. Algo que es posible de la mano de diferentes aplicaciones, redes sociales y un largo etcétera que abordamos seguidamente. Hoy trataremos de abordar esos empleos no tan evidentes.

Un ordenador y móvil “gigante”

Uno de los usos más interesantes del Chromecast es el de navegar “en gigante” a través del panel de la televisión. Algo que podemos hacer tanto desde el ordenador como desde nuestro teléfono móvil o tableta. Para lograrlo con éxito desde el PC no necesitaremos instalar ninguna extensión, algo que sí era necesario hace algunos años. Teclea chrome://flags/ en el direccional y habilita el router multimedia, aunque cabe comentar que se trata de una función experimental.

En el móvil, por su parte, siempre tienes la opción de instalar apps destinadas a tal fin como Video and TV Cast, All Screen Mirroring, Screen Stream Mirroring Free, Duplicar pantalla, y otras muchas, algunas de las cuales vienen con funcionalidades añadidas.

Convertir la tele en una consola retro

Con el Chromecast también podrás convertir tu televisor en una consola retro. Algo posible, por ejemplo, gracias a Gamingcast, que cuenta con los clásicos con los que muchos de nosotros pasamos largas horas durante nuestra infancia y entre lo que destacan el Tetris, Snake, el Pong y muchos otros. Muy divertido.

Por supuesto, este no es único en su especie, sino que SNES Emulator o Super Retro16 Lite, como se conoce ahora, resulta muy similar. Una posibilidad un poco más friqui es la de usarlo para jugar al trivial, controlando las respuestas con el móvil, con Trivia Cast. Otros juegos compatibles son Angry Birds Friends, Just Dance Now, Monopoly Here & Now y Memory Cast, entre otros.

Escuchar música y la radio

Como hemos comentado en puntos anteriores, el Chromecast es de gran utilidad a la hora de escuchar música y disfrutar de nuestro programa favorito en la radio. Algo que facilitan algunas aplicaciones específicas como iHeartRadio, Spotify, Pocket Cast, Slacker Rdio, Google Play Music y Vevo. Empezaremos por esta última, pues se queda a medio camino entre ambos “mundos”. En concreto se trata de un servicio similar a YouTube pero de vídeos musicales; unos clips que podemos enviar directamente a la tele usando el botón específico habilitado para tal fin.

En cuanto a Spotify, se centra únicamente en la música, mientras que Pocket Cast es el sueño de los amantes de la radio, pues se dedica a recabar programas grabados tanto de forma profesional como amateur, aunque destacan estos últimos. El resto de las mencionadas también dispone de un pulsador específico para hacer streaming.

Visualizar el contenido local

Otra opción es usarlo para reproducir contenido local, es decir, el que ya tenemos almacenado en nuestro smartphone, tablet, o en un NAS al que accedemos a través de una red local. Algo que podemos conseguir de la mano de aplicaciones como Local Cast y All Cast. Y aunque la compatibilidad de formatos –mp4, mkv, 3gp y m4v–puede resultar escasa en algunas ocasiones, lo cierto es que merecen la pena.

Respecto a esta primera y además de las mencionadas posibilidades, nos deja también mandar vídeos, música y fotos desde Google Drive, Google +, Dropbox y cualquier página web, y es también compatible con otros dispositivos como la Xbox One y la Xbox 360. All Cast, por su parte, resulta muy similar; ahora bien, su versión gratuita tienen un límite de visualización de cinco minutos seguidos. Y la extensión Videostream apunta en la misma dirección.

Plex, por su parte y aunque es de pago (ronda los cuatro euros), te permitirá convertir tu TV en un centro multimedia a tu medida. Otra alternativa para sacarle partido muy interesante si tienes, como decíamos, un NAS, pues esta herramienta nos hará de servidor y nos permitirá visualizar la biblioteca de un modo diferente y más cómodo.

Si lo que queremos es hacer streaming de un torrent directamente al Chromecast, nada como TorrenTV que, con una sencilla interfaz, te permitirá arrastrar el archivo en cuestión desde el navegador o el explorador de archivos a la caja de la aplicación. El sistema detectará automáticamente que tienes el dispositivo conectado y empezará a reproducir.

Otros usos

También puedes utilizarlo para estar al tanto de las noticias –con Haystack TV: Daily News, por ejemplo–, visualizar fotos, ponerte en forma –con Daily Burn –, hacer videoconferencias, realizar presentaciones en grupo y compartir lo publicado en redes sociales como Facebook, que recientemente ha incorporado un botón para Chromecast en sus vídeos. Por supuesto, YouTube dispone de una opción idéntica.

Incluso es posible dibujar en tu tele gracias a GCastPad, una app similar al Paint de toda la vida y que te será de gran ayuda en presentaciones, para jugar al “Pictionary” en familia o, sencillamente, si quieres entretenerte de forma creativa. Otro uso curioso es el de convertir tu televisor en el visor de una cámara de fotos, usándolo para encuadrar al detalle. Algo que lograrás con Live cast IP webbkamera, enfocada a la seguridad, eso sí.

Más allá de las mencionadas y si sientes curiosidad, acude a la página oficial de Chromecast para comprobar la variedad de herramientas con las que es capaz de funcionar. Unas posibilidades que se agrupan por el tipo de servicio que ofrecen y que harán las delicias de los amantes de este dispositivo.

Chromecast Ultra

Dicho lo cual, no podíamos dejar de incluir el último modelo de Chromecast disponible en el mercado, el Ultra. Un dispositivo que ofrece una visualización del contenido en 4K y que convierte tu teléfono en un potente mando a distancia. Todo con unas dimensiones reducidas de 13,7 x 58,2 x 58,2 milímetros y un peso de 47 gramos.

Eso sí, necesitarás una televisión con puerto HDMI, puerto USB y una conexión WiFi apropiada, entre otros. Respecto a los requisitos del teléfono o el ordenador, deberá tener instalado como mínimo, Android 4 o iOS 8, y Mac OS X 10,9 o Windows 7.

 

En Tecnología de tú a tú | Apunta las novedades made in Google: smartphones Pixel, Chromecast para 4K, Google WiFi y mucho más | Cómo sacar el máximo partido a los pendrives USB en nuestra smart tv | Convierte tu televisión en una Smart TV paso a paso | Cinco aplicaciones que no pueden faltar en tu Samsung Smart TV


Etiquetas: