Cuando oímos Loewe tendemos a pensar en la marca española de bolsos y otros artículos de moda. De hecho resulta raro asociar a esta empresa con la tecnología, ya que su ámbito de trabajo es muy diferente. Sin embargo existe otra Loewe que, entre los aficionados de la tecnología, es una marca de renombre y prestigio en el mercado de las televisiones.

Dejemos los bolsos atrás para hablaros, de tú a tú, sobre esta compañía alemana desconocida para el gran público pero que, a lo largo del siglo XX, ha logrado hitos muy importantes en la historia de la televisión. Una empresa que empezó apostando por la innovación y que, 88 años más tarde desde su fundación, sigue luchando por ser una de las empresas más creativas del sector.

La historia se remonta a 1923 donde Sigmund Loewe y su hermano fundaron la compañía Radiofrequenz GmbH. Una empresa dedicada a la fabricación de equipos de radio. Sin embargo, seis años, más tarde decidieron expandir su negocio y fabricar junto a John Logie Baird (uno de los padres de la televisión) la primera televisión completamente electrónica. No obstante, esto sólo fue el principio.

A esta invención le siguieron otros hitos como el Optaphon, la primera grabadora de cassettes. Años más tarde, en 1961, Loewe lanzaba la primera grabadora de vídeo: el Optacord 500. Un año más tarde Sigmund Loewe fallecía y el grupo Philips tomaba el control de la compañía manteniendo el legado innovador de su fundador. Tanto es así que un año más tarde, en 1963, salía al mercado Optaport, la primera televisión portátil con radio FM integrada.

Los años seguían pasando y Loewe seguía innovando. En 1979 introdujeron la primera televisión con chasis de una sola pieza y en 1981 la primera televisión con sonido estéreo. Cuatro años más tarde, la compañía alemana decidió separarse un poco de la estética industrial y clásica para adentrarse en conceptos más elegantes y, por qué no, artísticos con la Art 1.

La innovación y la creatividad parecían inagotables. En 1998 Loewe lanzó la primera televisión capaz de conectarse a Internet, un hito adelantado a su tiempo ya que, por aquel entonces, la red de redes tenía un índice de penetración muy tímido. A ésta le siguieron otras tantas innovaciones durante la primera década del siglo XXI: tecnología LED, una integración más completa de Internet y servicios multimedia…

Como podéis ver, la historia de Loewe ha estado marcada por varios hitos que han conformado la imagen que a día de hoy tienen los consumidores de la marca: innovadora y de calidad. A día de hoy, la compañía alemana sigue apostando por estos valores y estas navidades también nos traerá unas cuantas novedades muy interesantes. Repasemos brevemente algunas de ellas.

Por un lado la compañía alemana quiere seguir apostando por las televisiones inteligentes capaces de integrar diferentes servicios multimedia a través de una conexión de Internet. Todo esto sin perder además la estética en los diseños de gamas como Art, sin olvidarse tampoco de la sencillez a la hora de usarlo: tan sencillo como colocarlo y encenderlo.

En cuanto a la calidad de imagen Loewe ha perfeccionado sus pantallas de LED para ofrecernos una mayor calidad y nitidez en las imágenes, algo fundamental en un momento donde los contenidos en alta definición han alcanzado su punto álgido. Los alemanes también han decidido seguir apostando por el 3D doméstico y nos ofrece una amplia gama de televisores compatibles con estos contenidos.

Loewe supone sin duda una marca que aúna como ninguna otra valores tan cruciales en el sector tecnológico como experiencia y vanguardia.

Para consultar precios y disponibilidades de los productos Loewe haz click aquí


Etiquetas: ,