Si la televisión ya era una inagotable fuente de entretenimiento (y más aún desde que podemos ver temporadas enteras de golpe gracias a la magia del streaming), la llegada de los televisores Samsung QLED 8K solo servirá para acrecentar aún más el entusiasmo de los aficionados al cine y las series ante un 2019 que se prevé revolucionario en el aspecto técnico.

El Full HD quedará definitivamente enterrado y el formato 8K hace irrupción. Ya ni siquiera hará falta buscar una distancia óptima de visionado para ocultar los defectos de la imagen.  Acercarse a escasos centímetros de una pantalla de 75 pulgadas será más parecido a asomarse por una ventana que a ver la tele, llevando a nuevas alturas el entretenimiento doméstico.

Como señalábamos hace algunos días, el nuevo formato QLED 8K brinda la mayor resolución y calidad de imagen posible en estos momentos. En una relación de aspecto de 16:9, representa 7680 x 4320 píxeles, el equivalente a 33,2 millones de píxeles. En esencia, duplica las resoluciones horizontal y vertical del 4K. Esto supone que alcanza un detalle cuatro veces mayor que Ultra HD o 4K, con solo ocho millones de píxeles, y 16 veces más que la resolución Full HD. Como si colocáramos cuatro televisores 4K o 16 Full HD en mosaico.

QLED 8K TV

La cantidad de detalle que aporta el formato QLED 8K permite que, incluso si nos acercamos a escasos centímetros, los píxeles que forman la imagen no se aprecien de forma visible. Tal calidad alcanza su mayor potencial en pantallas de gran formato.

Según la investigación Sensation of Realness from High Resolution Images of Real Objects del ingeniero óptico Kenichiro Masaoka, un experto de la corporación nacional japonesa NHK (a su vez organismo puntero en la difusión de emisiones a 8K), el ojo humano distingue una mayor sensación de realismo en imágenes 8K que en 4K.

No es solo una cuestión de píxeles, sino de la suavidad con la que se plasman los colores. A más puntos, mayor naturalidad en cada una de las tonalidades y sus transiciones. Es solo uno de los aspectos que hacen del QLED 8K el nuevo estándar de calidad de imagen. Porque hay muchos más.

Los clásicos de siempre, en 8K y mejor que en el cine

NHK, que en cierto modo es el equivalente japonés de nuestra RTVE, ha sido precisamente una de las impulsoras de este formato. El 1 de diciembre de 2018 inauguró un canal que emite en 8K con el estreno en televisión de una copia del hito del cine de ciencia ficción 2001: Una odisea del espacio, de Stanley Kubrick. La película, rodada en 70 mm en 1968, ha sido transferida desde su formato original a la tecnología digital 8K. En 2018, el director de cine Christopher Nolan ya había supervisado para Warner la conversión del negativo original de este título a una copia en 4K, pero esa fue la primera vez que un clásico del cine se ha podido ver en 8K. La próxima película adaptada para su emisión televisiva My Fair Lady.

La digitalización de contenidos en película química ha abierto las puertas al disfrute de películas clásicas en 8K. Algunos estudios de cine ya están aplicando las últimas técnicas de procesamiento de video para restaurar y remasterizar películas antiguas con el objetivo de obtener archivos digitales en resolución 8K como fuente para futuras transmisiones en streaming o ediciones en Ultra HD Blu-ray, que harán las delicias de los cinéfilos con conversiones de calidad superior a la mostrada en su día en las salas de cine.

Producir, transmitir y disfrutar contenidos en 8K

QLED 8K TV

El camino para la adopción de 8K como formato estándar es inevitable. Ya durante 2008 las cadenas NHK, BBC y RAI realizaron una prueba conjunta de transmisión vía satélite, sentando las bases para que Samsung fuera desarrollando sus pioneras pantallas QLED 8K. 

Como ensayo para ofrecer una señal vía satélite a todo el mundo en 8K, NHK ofreció transmisiones en directo desde los Juegos de Londres, Sotchi, Río y Corea del Sur, así como el mundial de fútbol. Dado que aún no existían televisores capaces de reproducir 8K, la emisora instaló pantallas gigantes en lugares públicos y organizó eventos en teatros. A grandes males, grandes remedios. Afortunadamente esta tecnología ha abandonado la fase de prototipo y ya puede ser disfrutada en casa de la mano de Samsung.

La NASA ha sido otra de las pioneras en retransmitir en directo en 8K. El año pasado difundió imágenes de la vida diaria de los astronautas de la Estación Espacial Internacional mediante cámaras de vídeo de medio formato similares a las utilizadas para filmar los dos primeros títulos nativos en 8K: El Hobbit y Guardianes de la Galaxia 2.

En cualquier caso, no será necesario tener contactos en la NASA para  disfrutar de contenidos en formato 8K. Plataformas como YouTube y Vimeo ya brindan soporte oficial desde 2017, poniendo a nuestro alcance numerosos vídeos de ejemplo.

Los servicios de transmisión en streaming vía Internet se están preparando para ofrecer en el futuro contenidos en 8K gracias a la velocidad de transmisión que permite la fibra óptica. En la feria CES 2019, celebrada hace apenas unos días en Las Vegas, las principales plataformas de streaming ya dejaron claro que darán soporte directo a esta tecnología. 

Asimismo, en dicho evento se anunció el nacimiento de la Asociación 8K para la promoción de la creación y acceso generalizado a contenido y pantallas de TV 8K. Esta organización está respaldada por Samsung, que no en vano comercializa los primeros y únicos televisores QLED 8K del mundo con la gama Q900R, ya a la venta en España.

Cómo se alcanza la calidad QLED 8K en contenidos no 8K

¿Significa esto que los televisores 8K solo merecen la pena para reproducir contenidos filmados o transmitidos en este formato? Absolutamente no. De hecho, y en contra de lo que creen algunas personas, la gran ventaja de los televisores QLED 8K de Samsung, es que permiten escalar contenidos 4K para ser visualizados en 8K. Utilizando avanzadas técnicas de inteligencia artificial, el Quantum Processor 8K elimina el ruido, añade detalles a la textura, amplía el contraste y consigue imágenes más reales desde contenidos 4K. Además de reconocer el contenido de origen, esta tecnología realiza un escalado mucho más limpio que mediante otros medios y mejora el sonido.

Este trabajo de multiplicación de píxeles y reconstrucción de la imagen se complementa con otros factores como el elevado brillo de las pantallas QLED. Los televisores QLED 8K de Samsung son los únicos capaces de producir picos de brillo de hasta 4.000 nits. Esta medida de intensidad de luz visible multiplica por 4.000 la luz que emite una vela de cera por metro cuadrado para lograr imágenes más brillantes, profundas y atrayentes.

Hace menos de un año alcanzar esta calidad de imagen solo estaba al alcance de los profesionales de los estudios de producción. Ahora también puede ser disfrutada en casa.

Televisor QLED 8K HDR Samsung QE65Q900R (65 pulgadas)

samsung tv QLED 8K

El procesador de los nuevos QLED 8K de Samsung mejora la calidad de imagen de cualquier contenido gracias a la inteligencia artificial. El sistema Direct Full Array Elite controla la iluminación del panel por separado para lograr que las escenas brillantes sean más brillantes, y las oscuras, más oscuras. Alcanza un nivel de brillo de hasta 3000 nits.

boton compra

Televisor QLED 8K HDR Samsung QE75Q900R (75 pulgadas)

La pantalla de 189 cm de diagonal y 4.000 Hz del modelo de 75 pulgadas se camufla en la pared gracias al modo Ambient Mode. Mediante un único mando a distancia, dotado con sistema S Voice, que responde a órdenes de voz, podemos controlar además todos nuestros dispositivos.

boton compra

Televisor QLED 8K HDR Samsung QE85Q900R (85 pulgadas)

El modelo de mayor tamaño de la serie Q900R de Samsung alcanza picos de hasta 4.000 nits., Reproduce así el 100% de volumen de color y alcanza un mayor nivel de brillo y profundidad con una resolución cuatro veces mayor a 4K.

boton compra
 


Etiquetas: , , , ,