La llegada de Windows 8, el nuevo sistema operativo de Microsoft, plantea una pregunta importante a muchos usuarios ¿será mi equipo capaz de actualizar a Windows 8?

El nuevo sistema, que verá la luz este mes de Octubre, tiene unos requisitos mínimos teóricos que a priori hacen que la mayoría de ordenadores puedan ejecutarlo sin problemas. Los requisitos mínimos de Windows 8 son:

  • Procesador de 1Ghz
  • 1GB de RAM
  • 16GB de espacio libre en el disco
  • Tarjeta gráfica compatible con DirectX 9

Si recordáis son los mismos requisitos mínimos que en su día necesitó Windows 7. Y es que además de un gran cambio a nivel de interfaz, inclusión de novedades y mejoras en el sistema, Windows 8 mantiene unos requisitos de hardware muy contenidos para que la gran mayoría de equipos puedan actualizar. Lo que demuestra el trabajo duro realizado desde Redmond.

De todas formas todo eso es la teoría. Tenemos que tener en cuenta que además de la carga del sistema en nuestro día a día vamos a hacer uso de otras aplicaciones como el navegador, reproductor musical o paquete ofimático entre otras. Y es en esa situación donde debemos ver si el funcionamiento sigue siendo fluido.

Como hemos comentado antes, los requisitos mínimos son similares a versiones anteriores. Esto hace que si nuestro equipo ha ejecutado una versión anterior de Windows, como puede ser Vista o 7, el rendimiento será el mismo o mejor gracias a la optimización y mejoras introducidas. Por tanto, para garantizar la fluidez, los requisitos recomendados para el buen funcionamiento de Windows 8 serían:

  • Procesador a 1,5Ghz de doble núcleo
  • 4GB de RAM
  • 80GB de disco duro
  • Tarjeta gráfica compatible con DirectX 9 y 256MB (aún siendo compartidas con el sistema)

De todas formas si una vez instalado el sistema notamos que no va al 100% con las aplicaciones que usamos con más frecuencia así como algunos juegos siempre podremos ampliar las características de nuestro equipo. En algunos casos más que en otros. Por ejemplo aumentando la memoria RAM de nuestro portátil o sobremesa, cambiando la tarjeta gráfica (sólo en equipos sobremesas) o la unidad de disco duro por uno de los nuevos SSD.

Resumiendo, cualquier ordenador que se haya comprado en los últimos cinco años o que haya tenido instalado Windows Vista o Windows 7 será capaz de ejecutar Windows 8.

En Tecnología de Tú a Tú | Especial Windows 8


Etiquetas: ,