Internet Explorer es uno de los navegadores más utilizados del mundo, su última versión, Internet Explorer 9 explota al máximo su compatibilidad con el sistema operativo Windows 7 y permite que el acceso a las páginas que más visita al usuario sea lo más rápido posible. Y es que en Microsoft se han esforzado mucho por mejorar la velocidad de la navegación en todos los aspectos y la posibilidad de acceder a los favoritos de Internet sin la necesidad de abrir el explorador previamente es una de las ventajas que permite la conjunción entre dos de sus señas de identidad. Lo mejor es que hacerlo es tan sencillo como arrastrar el icono que hay junto a la dirección que queremos y llevarla al escritorio, anclarla en la barra de tareas o en el menú de inicio.

Si se elige esta opción, simplemente hay que mantener clicado sobre el botón de inicio y esperar a que se despliegue el menú para ubicarlo donde se desee. Así, incluso es posible generar un submenú dentro con todos los favoritos de Internet para acceder a ellos a un solo clic.