Tarjeta SD

Continuamos con nuestro especial dedicado a repasar los primeros pasos con la fotografía. Tras hablar de las cámaras réflex, los trípodes y los usos del flash, nos toca hablar de otra de las cuestiones más básicas y que necesitaremos desde el primer momento: una tarjeta de memoria.

Muchas veces, elegir entre una y otra, puede ser casi una decisión trivial pero, como en otras circunstancias, es mejor saber qué es lo que necesitamos y entender cómo funcionan. Por eso, hoy en Tecnología de tú a tú, os enseñamos todo lo que tenéis que saber.

El tipo de tarjeta: SD, MMC, MS, CF…

Tarjeta SD

A algunos, es posible que os suenen esas siglas que encabezan este apartado. Si no es el caso, deciros que se tratan de los tipos de tarjeta de memoria más usados en el mercado. Cada una tiene un tamaño y un formato diferente pero en el fondo son lo mismo: unidades de almacenamiento.

Cada cámara utiliza un formato propio aunque el más extendido es el SD. Para saber cuál necesitamos, sólo tenemos que mirar las especificaciones de nuestra cámara o simplemente abrir la ranura de la tarjeta de memoria, que seguramente esté en la parte lateral o trasera de la cámara.

La utilización de un formato u otro, en principio, no supone una gran diferencia. Aunque por normal general las cámaras utilizan SD y otros formatos como CF (Compact Flash) o MMC (MultiMedia Card) en aquellas destinadas al público profesional.

La capacidad

Tarjeta Lexar

Otra cuestión básica, ahora que sabemos qué tipo de tarjeta necesitamos, es la capacidad. “Mientras más mejor” podemos pensar, y aunque en cierto modo es así, a veces mucha capacidad se puede disparar de precio y no nos merece la pena ya que a veces es mejor estar volcando fotos cada cierto tiempo al ordenador.

Si vamos a hacer fotografías en JPEG solo, con 8GB por ejemplo tendremos más que suficiente para cubrir una sesión intensa. Además, la cámara siempre nos indicará cuando fotos más podemos hacer en el visor. Si vamos a hacer fotos en RAW quizá nos convenga una de 16GB o más.

La velocidad de escritura y lectura

Tarjeta CF

Acabamos nuestro repaso con un aspecto fundamental y en el que muchas veces no nos fijamos tantos: la velocidad de escritura y lectura. O lo que es lo mismo, lo que tarda una tarjeta de memoria en grabar la información que le está enviando la cámara.

Esto es importante debido a que, si vamos a grabar vídeo, necesitaremos una velocidad de escritura rápida para que todo quede perfecto y no se vea comprometida la calidad. También repercute en lo que tardará en enviarse la información al ordenador cuando las pasemos allí.

Por último, esto es importante si tenemos una cámara réflex y vamos a guardar archivos RAW de mucho tamaño o vídeo. Para que os hagáis una idea, aquí os dejamos una tabla con la clasificación de velocidad en las tarjetas SDHC (las SD normales que usamos todos):

  • Clase 2: 2MB/s
  • Clase 4 MB/s
  • Clase 6 MB/s
  • Clase 10 MB/s

Puedes encontrar más información sobre tarjetas SD en la tienda online de El Corte Inglés.

En Tecnología de tú a tú | Qué necesitas saber para comprar un objetivo | ¿No funciona la tarjeta SD? Te enseñamos cómo recuperar los datos


Etiquetas: