Flash Canon

El flash se ha convertido en un elemento más de las cámaras de fotos. Casi todos los modelos llevan uno integrado y seguro que en más de una ocasión los hemos utilizado para dar más luz a nuestras fotos. Sin embargo ¿es esta la forma ideal de utilizarlo?

Normalmente, el que viene en las cámaras, nos sacará de un apuro pero no siempre nos dará los mejores resultados. Para eso tenemos los flash que se venden aparte. Hoy en Tecnología de tú a tú os enseñaremos a utilizarlo y a sacarles el máximo provecho.

¿Qué es un flash?

Flash Metz

Antes de meternos en materia con los usos, hagamos una pequeña explicación de lo que es un flash. Se trata de un dispositivo muy sencillo que lo que hace es emitir un fogonazo de luz con una potencia determinada durante un breve periodo de tiempo.

Esto permite a la cámara utilizar ese fragmento de luz para obtener más detalles y rellenar las partes oscuras que, sin el flash, se verían con muchos problemas. Todo se base en una sencilla sincronización entre el tiempo de exposición de la cámara y la duración de la iluminación del flash en ese momento.

Podemos distinguir entre dos tipos: el que viene integrado con la cámara y aquellos que usamos como un accesorio aparte. Los primeros, para situaciones puntuales, nos pueden resolver problemas puntuales. Sin embargo, la mejor opción son los segundos ya que ofrecen una mayor libertad y configuración.

Los flash acoplados en la cámara apenas se pueden mover. Además, normalmente la cámara no nos permite configurar el tiempo y siempre se dispara en modo automático. Los del segundo tipo, como veremos luego, nos permiten más libertad.

¿Cuándo debo usarlo?

Flash Olympus

Normalmente lo usamos siempre de noche o en interiores. En resumen: en condiciones donde la luz ambiente no es suficiente para obtener buenos resultados. Es cierto que se puede utilizar el ISO para introducir más luz de forma digital pero el resultado no es el mismo.

Sin embargo, hay otros muchos casos donde su utilización es bienvenida. Pensemos por ejemplo en situaciones donde tenemos luz pero nos interesa rellenar en una zona en concreta para conseguir un contraste, un efecto dramático o simplemente equilibrar zonas.

Hay muchas situaciones donde podemos usar el flash, más allá de cuando sea de noche o haya poca luz ambiente. Lo ideal es jugar con él y buscar efectos diferentes. Nuestra sugerencia: probad cuando estéis haciendo retratos. Podéis conseguir fotos únicas.

¿Cómo debo usarlo?

Flash Sony

En apariencia, su utilización es bastante sencilla: sincronizamos el flash y la cámara, configuramos la potencia y disparamos. Sin embargo dominar el uso del flash para obtener los mejores resultados posibles requiere de mucha práctica.

Lo bueno de los flash externos es su capacidad para usarlos en diferentes posiciones: en la zapata superior, con un cable y poder moverlo o a distancia con un mando y un receptor. Esta libertad nos permite hacer un montón de fotos diferentes ya que además podemos regular la inclinación del flash.

Este último detalle es uno de los que más importantes: la inclinación. Casi siempre que hacemos una foto pensamos que debemos dirigir la luz hacia el centro. Sin embargo, muchas veces resulta conveniente rebotarla hasta el techo, siempre y cuando este sea de un color claro y no esté muy alto.

Poder mover el flash y rellenar a otras partes también es bastante útil ya que no tenemos que girar la cámara sino simplemente mover la antorcha. Como veis, hay muchas formas de utilizarlo. ¿Merece la pena tenerlo como accesorio además del que lleva la cámara? Sin duda alguna, no debe faltar a ningún amante de la fotografía.

 

Puedes encontrar mási nformación sobre flashes en la tienda online de El Corte Inglés.

En Tecnología de tú a tú | Primeros pasos con una cámara réflex


Etiquetas: ,