Nikon Panorámica

Cuando vamos de viaje a un sitio que no conocemos, seguro que a más de uno nos gusta hacer fotos del paisaje y las vistas. Algunos sitios son preciosos y qué mejor que guardarlos en nuestra cámara para poder disfrutar de ellos luego en el ordenador, el televisor…o imprimirlo por supuesto.

A veces una foto no es suficiente para captar toda la belleza de un lugar y por eso hacemos fotos panorámicas. Hay muchas formas de hacerlas. ¿No sabes cómo? En Tecnología de tú a ti os enseñamos unos cuantos trucos para que aprendáis a hacerlas de forma muy sencilla.

Lo primero: tomando las imágenes

Una panorámica, empecemos repasando lo más básico, se compone de unas cuantas imágenes en horizontal, o incluso en vertical. La combinación de estas, nos da una visión más amplia que una foto normal y que también se asemeja a lo que vemos con los ojos y cuando giramos la cabeza.

Podemos hacer fotos panorámicas de un montón de sitios. No tiene porque ser sólo desde miradores o paradores, el centro de una ciudad también es una buena opción por ejemplo, o monumentos que son muy anchos, como por ejemplo un palacio.

Se pueden hacer fotos de este tipo a un montón de escenarios y cosas. Lo importante es ser creativos y buscar lugares que nos vayan a aportar buenas imágenes. Ahora que hemos explicado la parte de introducción, vamos con la práctica.

¿A pulso o con trípode?

Trípode Manfrotto

A la hora de tomar todas las fotos panorámicas de las que se compone, podemos hacerlas de dos modos. O bien a pulso o con el trípode. Con la primera tenemos más libertad. Sin embargo, tenemos que tener cuidado con que no se nos mueva ya que seguramente luego haya que hacer pequeños recortes o giros para que coincidan.

La solución más práctica, y con la que conseguiremos mejores resultados es el trípode. Es fácil de usar, no tenemos que depender de nuestro pulso, y a la hora de montar luego las imágenes es realmente fácil ya que hemos ido manteniendo el mismo eje, sólo hemos ido girando la cámara.

Foto a foto o con un modo inteligente

Como hemos dicho, una panorámica es un conjunto de fotos. Aquí podemos optar por dos opciones: o bien ir fijando líneas imaginarias e ir tomando foto a foto o bien (si nuestra cámara lo permite) usar un modo inteligente para este tipo de fotos.

La mayoría de las cámaras del mercado ya lo incluyen. Dan buenos resultados si queremos algo rápido y luego no vamos a retocar, pero si queremos conseguir los mejores resultados es ir yendo foto a foto de forma manual y luego unirlas en el ordenador.

Preparando las fotos en el ordenador

Panorámica

Y llegamos al último paso, si hemos hecho las fotos con el modo inteligente no es necesario que hagamos nada más salvo copiarlas en el disco duro. Sino, necesiaremos una herramienta de edición para preparar la foto panorámica. Aseguraros de que tiene un sistema de capas y cuenta con reglas, por ejemplo Photoshop es una buena opción.

Hecho eso, creamos un documento con un ancho en píxeles muy largo mientras que el alto mantenemos el de nuestra foto. Posteriormente, como si fuera un collage vamos colocando en diferentes capas todas las fotos para ir uniendo nuestro puzzle. Si nos falta espacio es tan sencillo como darle más ancho al lienzo.

Si hemos tomado las fotos con trípode será fácil recortar y unirlas. A pulso es posible que tengamos que hacer algunas transformación, girarlas para respetar el eje… Por eso es importante contar con una herramienta que nos permite poner guías o reglas sobre la pantalla para mantener siempre la horizontal.

¿Habéis hecho alguna vez fotos panorámicas? Contarnos vuestra experiencia. No importa si es en manual o con el modo inteligente de la cámara. Queremos saber sobre vuestras historias y creaciones.

 

Puedes encontrar más información sobre cámaras y accesorios en la tienda online de El Corte Inglés.

En Tecnología de tú a tú | Primeros pasos con la fotografía


Etiquetas: