Muchos disfrutamos del deporte a diario, bien practicándolo o bien viendo como otros lo hacen, ya sean nuestros amigos y familiares o, cómo no, las competiciones profesionales. Lograr la mejor imagen de estos momentos no siempre es fácil y es que la fotografía deportiva es un poco especial. Sabemos que es un poco más compleja de hacer, de acuerdo, pero con unos pequeños trucos podemos conseguir buenos resultados.

Fotos borrosas, mal encuadradas, fuera de poco… En Tecnología de tú a tú os enseñamos unos pequeños consejos para que la próxima vez que vayas a hacer fotos deportivas consigas mejores resultados. Tanto si tenemos una compacta como una réflex, podemos conseguir buenas imágenes. Hecha esta introducción, comencemos.

La posición es importante, no lo olvides

Cuando llegamos a una cita deportiva y queremos hacer fotos debemos tener en cuenta dónde estamos. Si es un estadio y no podemos movernos mucho para hacer fotos tendremos que lidiar con ello desde allí. Si en cambio podemos cambiar de posición tenemos que buscar alguna donde sepamos que podemos conseguir mejores fotos: en un lateral, detrás de una portería, en la esquina de una canasta… No olvidéis por supuesto no molestar al resto.

Desde donde nos encontremos habrá que tener en cuenta dos elementos: por un lado la distancia física y por otro la toma. En el caso del primero para saber la distancia focal, o en el caso del zoom cuánto vamos a tener que usar. En el segundo para saber qué tipo de imagen vamos a tomar: no es lo mismo estar situado justo detrás de una portería que en un lateral del campo.

Ante la duda….los modos de la cámara son bienvenidos

Aunque muchos preferimos disparar en manual, hay veces donde predomina la rapidez y ahí los modos o programas de la cámara son efectivos. Si no tenemos muy claro cómo hacer fotos es bueno recurrir a ellos ya que nos pueden dar muy buenos resultados. Normalmente las compactas vienen con un modo dedicado a la fotografía en movimiento y, por normal general, el resultado que dan es bastante bueno.

En el caso de las réflex varía un poco en función del modelo pero algunas sí que cuentan con ello. Evidentemente habrá que modificar algunos aspectos como el encuadre o la distancia focal pero se pueden conseguir buenas imágenes sin necesidad de darle muchas vueltas. Eso sí, si tenemos la capacidad de controlar todo, con un poco de maña como veremos ahora podemos conseguir imágenes increíbles.

Distancia focal y apertura

Ahora que hemos repasado dos aspectos básicos toca centrarse en aquellos un poco más avanzados, pero no por ello difíciles. La distancia focal, para entendernos, nos amplía la imagen para encuadrar más cerca o lejos. En este caso, dependerá de dónde nos situemos y qué tipo de imagen queremos capturar. Si estamos lejos tendremos que usar una focal más larga y si estamos más cerca una un poco más corta, aunque tampoco mucho más porque en principio un gran angular no nos interesa.

La apertura (medida en f) también es un elemento fundamental. Si vamos a enfocar a objetos que están lejos lo mejor es usar una apertura elevada (f/6 o más) y aplicarle un poco de ISO. Aquí tenemos que conocer bien nuestra cámara y saber qué nos conviene más. Si sacrificar un poco de apertura para no usar tanto ISO o al contrario. En principio mientras más cerrado esté podremos enfocar más lejos, aunque también dependerá del objetivo que tengamos montado.

A la hora de enfocar podemos usar también un par de trucos. Por un lado el enfoque automático (a veces enfocar manualmente no es fácil y más con jugadores en movimiento) y por otro la utilización de trípodes y monopies. Es mucho más fácil sacar una imagen estable sabiendo que la cámara está bien sujeta que fiándonos de nuestro pulso, si es que este no fuera bueno.

Enfocando y encuadrando

Para acabar un par de consejos. Si hace un momento hemos hablado de usar una apertura elevada (en f) para poder enfocar más lejos tenemos que saber cómo vamos a hacer una foto deportiva. Lo más útil en muchos casos es enfocar a los deportistas y, en el caso de que hay algún objeto como un balón, intentar mantenerlo siempre en el centro. Lo importante es captar la acción y el movimiento.

De hecho, al enfocar al deportista lo bueno es que tengamos un ligero desenfoque en la parte trasera para aislarle del resto y destacar su figura sobre los otros elementos que no nos importan tanto. A lo largo del post tenéis algunas imágenes que ilustran estos pasos. Si tenéis cualquier duda podéis preguntarnos en los comentarios. Recordad que cualquiera puede hacer foto deportiva, independientemente de su habilidad, y conseguir resultados muy buenos.

 

En Tecnología de tú a tú | Trucos para conseguir las mejores fotografías de flores


Etiquetas: ,