Monitor HP

Los que lleven muchos años ligado al mundo de la tecnología, seguro que conocen muy bien la historia de los monitores. Resulta increíble como en poco tiempo hemos pasado de tener pantallas que ocupaban la totalidad del escritorio a equipos esbeltos. Consiguiendo además una mejor calidad de imagen y resolución.

La instalación de un monitor es sencilla pero tiene sus pequeños trucos también. Hoy en Tecnología de tú a tú os enseñamos a configurar uno gracias a una serie de trucos muy sencillos. También os mostraremos cómo sacarle el máximo provecho. ¿Te interesa? Sigue leyendo.

Poniendo el monitor en la habitación

Llegamos a casa, o la oficina, con nuestro monitor. ¿Dónde lo colocamos? Seguro que ya teníamos en mente un sitio reservado para él pero ¿es el mejor sitio? A priori podemos pensar que sí: es dónde nos vamos a sentar, encaja perfectamente el hueco pero hay que tener en cuenta la luz también.

Debemos evitar, en la medida de lo posible, que ninguna luz incida directamente sobre el monitor. La iluminación de la sala debe ser tenue: ni mucha ni poca. Si entra demasiada no lo veremos correctamente y puede que tengamos reflejos en el cristal. Con escasa luz no ayuda nada por lo que la mejor opción es algo intermedio.

Si tenemos mucha luz, no veremos bien los colores ya que el ambiente distorsionará lo que estamos viendo en el monitor. Si no tenemos otra opción donde colocarlo no hay problema, pero si queremos precisión y exprimir todo lo que ofrece el fabricante, es mejor colocarlo en un sitio como el que os explicamos.

¿Qué tipo de conector me conviene más?

Cable HDMI DVI

Una vez hemos elegido el sitio, tenemos que conectar el monitor a la tarjeta gráfica del ordenador. Es posible que la pantalla cuente con varios conectores: HDMI, VGA, DVI… ¿Cuál elegimos? Depende de la entrada que tenemos en nuestro equipo.

Si tenemos varias, lo mejor es dar prioridad al HDMI sobre el resto. Sino, mejor DVI que VGA, aunque la calidad que ofrece este último no es mala. Normalmente, los monitores vienen con al menos un cable por lo que nos ayudará a hacer una configuración inicial.

¿Para qué podemos usar el resto de conexiones que tiene el monitor? Para conectar diferentes dispositivos. Supongamos que hemos enchufado nuestro ordenador por DVI. Si tenemos un VGA libre, podemos usarlo de segunda pantalla en el ordenador. Si en cambio se ha quedado libre un HDMI, con un conector MHL podemos emplear el móvil, si lo permite claro.

Configurando el monitor, temperatura, brillo y contraste

Monitor HP

Ahora que lo tenemos conectado al ordenador y la red, es hora de hacer una configuración previa. Aquí el proceso puede variar, ya que normalmente cada fabricante tiene una forma diferente de hacerlo. Lo más normal es explorar en el menú del equipo, al que podemos acceder con los botones físicos, y buscar las opciones de color.

Dentro de ellas, debemos seleccionar como perfil de color 6500K o sRGB. Esta es la temperatura media: ni muy roja, ni muy azul. En este punto veremos todo con bastante exactitud. Podemos usar el resto de perfiles para usos profesionales pero en principio con esta configuración es más que suficiente.

También debemos revisar los niveles de brillo y contraste. Debemos encontrar un equilibrio entre colores nítidos, que se vean bien y que no se distorsionen por estas dos variables. Es decir, que no se vean lavados por un exceso de luz, ni muy quemados por haber puesto mucho contraste.

La resolución

Cuando conectamos el monitor, este utilizará la resolución estándar que tenga configurada. Sin embargo, desde nuestro ordenador podemos configurarla y ponerla a nuestro gusto. ¿Cuál nos conviene más? En principio la máxima a la que ha sido diseñada la pantalla.

Sin embargo, todo depende del uso que le vamos a dar, si tenemos algún problema con la vista o simplemente alguna preferencia personal. Todo depende de vosotros pero nuestra recomendación es que siempre la tengamos lo más alta posible, según el monitor.

Utilizando varias pantallas

Doble Monitor

Acabamos nuestros consejos hablando de la utilización de una segunda pantalla. Si la tarjeta gráfica de nuestro ordenador cuenta con dos salidas, o más, de vídeo podemos conectar varios monitores y utilizarlos de dos formas: como duplicado o como una continuación de lo que estamos viendo en la otra.

Aquí se abre un mundo de posibilidades, pero nuestro consejo es que si vais a utilizar varios monitores tengáis en cuenta dos cuestiones. Que sean del mismo tamaño y que, físicamente, estén alineados para que así sea más cómodo cuando estamos delante de ellos.

¿Necesitas un monitor? Échale un ojo a la gama de equipos que tenemos de la marca HP. Encontraréis diferentes tamaños y soluciones de todo tipo, tanto si es para el día a día o para usarlo en el trabajo.

 

Puedes encontrar más información sobre los monitores HP en la tienda online de El Corte Inglés.

En Tecnología de tú a tú | Cómo particionar un disco duro para evitar perder nuestra información más valiosa