VOdafone anunció para el 14 de Abril la entrada oficial en vigor de sus nuevas condiciones tarifarias. En todas sus tarifas Vitamina se pasa de hablar 60×1 a 90×1 a cambio de un incremento de 0.9 céntimos en contratoy 3 céntimos en prepago.

La noticia convulsionó a los usuarios, acostumbrados a ver como tras una idea en una compañía, las demás la copian al instante ignorando los criterios de competencia real. En este caso es Yoigo la que se apunta al carro de subir los precios de sus llamadas.

El problema radica en que durante el ejercicio del año 2008 los ingresos por llamadas disminuyeron en un 6% aproximadamente, cuando en años anteriores siempre hubieron incrementos anuales de porcentajes similares. Hay más líneas móviles pero menos consumo en ellas. Para paliar esta bajada de ingresos, como empresa privada que es, Vodafone decide aumentar sus tarifas en tiempos de crisis, y Yoigo también, y demos tiempo a las demás.

El maquillaje de tarifas en Vodafone se basa en ofrecer un 90×1 en lugar de un 60×1, cuando las estadísticas dicen que más del 80% de las llamadas entre usuarios no superan los 10 minutos. Por eso sirve de poco este "regalo" de minutos que poca gente aprovechará de forma real. LA subida tarifaria de Yoigo se basa en aumentar el establecimiento de llamada en su "tarifa del cero" de 12 a 15 céntimos, igualando en este concepto a la "tarifa del ocho".

Una compañía que se jactaba de no hacer como las demás cuando cambiaron el establecimiento, y anunciando tarifas sempiternas. Ya que están las compañías tan prestas a subir tarifas cuando bajan sus ingresos por llamadas, podían hacer la inversa cuando el consumo fuese levado y abaratar tarifas.


Etiquetas: