Nokia, hace ya años que apostó por una fórmula de teléfono que tiene una cuota de mercado muy reducida, la de las personas que pueden permitirse lujos estrafalarios. Tomaron el concepto de su serie Nokia más exclusiva, la saga de las series 88XX y 89XX, y la evolucionaron de forma independiente hacia un mercado mucho más elitista si cabe.

Esta gama, denominada Vertu, se basa en la creación de teléfonos por encargo (generalmente) para asegurar la exclusividad del mismo. Además de marginar las características avanzadas en favor de la unicidad y materiales usados para la fabricación del modelo, a base de oro, diamantes y un sinfín de posibilidades para crear un teléfono digno de la mismísima Paris hilton.

Con unos precios mínimos en torno a los 6000€ en sus configuraciones más básicas, los Vertu se han mantenido durante casi una década en el mercado, lo que denota que el éxito en su mercado es real, aunque quede al margen de la mayoría de la población mundial. El nuevo modelo de la serie, el Vertu Ti da un giro al concepto de teléfono de lujo apostando por materiales que aporten más calidad en lugar de más coste.

El carbono y el titanio es la combinación elegida para este modelo, consiguiendo un equilibrado peso que los modelos chapados en Oro y con piedras preciosas no pueden coneguir por motivos obvios. Además se consigue que frente a las caidas tengan un comportamiento más óptimo por las características de ambos materiales.

La pantalla consta también de composición de Zafiro (algo que ya tenía el Nokia Luna por ejemplo) que la hace menos sensible a los arañazos, soportando pequeños roces frontales sin ningún problema. El precio no está aún confirmado y se estima que se ponga a la venta a finales de Agosto en tiendas especializadas y a través de su web.