Un 79% de las personas hace otras cosas mientras habla por teléfono. Gigaset ha detectado este dato y se ha puesto manos a la obra para sacar un manos libres que se ajusta con un clip a la ropa y permite total libertad de acción mientras hablas. 

El Gigaset L410 sólo pesa 30 gramos y con él puedes atender perfectamente una llamada mientras haces las tareas del hogar. Su funcionamiento es muy sencillo, un botón te sirve para recibir llamadas y para finalizarlas, además puedes modular el volumen del altavoz y funciona como un manos libres de un móvil.

El Gigaset L410, que tiene una autonomía de cinco horas en conversación, se puede utilizar con todos los teléfonos inalámbricos Gigaset y con todas las estaciones base DECT de cualquier proveedor. Los modelos Gigaset S800, C610, y SL400 pueden transferir llamadas desde el terminal al nuevo equipo y viceversa solamente pulsando una tecla.