Las tendencias tecnológicas se suelen ver desde lejos, van llegando al mercado al ritmo que los grandes fabricantes consiguen introducirlas en productos reales, pero mucho antes vamos viendo demostraciones en exposiciones y eventos como el Mobile World Congress de este año.

El evento de 2019 en Barcelona es una confirmación del viaje que estamos realizando hacia teléfonos diferentes. Hemos pasado muchos años viviendo mejoras “incrementales” en los dispositivos móviles, pero ahora, los teléfonos empiezan a tomar formas realmente novedosas.

Si tuviéramos que resumir el mayor evento tecnológico del planeta en dos tecnologías creo que habría pocas dudas en decir que la conectividad 5G y los “teléfonos que se doblan” son los grandes protagonistas. A ambos conceptos les va a costar bastante introducirse en el mercado: al primero le hace falta cambiar redes de una forma muy importante, y al segundo, abaratar costes y crear dispositivos realmente atractivos para el gran público.

moviles plegables

Sea como sea, los pasos ya están dados y los principales gigantes tecnológicos han expuesto sus primeras bazas, ya sea en forma de productos elitistas o como pruebas de que son capaces de lidiar con estas nuevas tecnologías.

Parten con ventaja aquellas compañías que son desarrolladoras de pantallas – Samsung o LG – , ya que ahí está la principal complicación de estos dispositivos: poder crear paneles de calidad, que se doblen, y aguanten la actividad del ciclo de vida de un producto real.

Ventajas e inconvenientes

moviles plegables

En el momento actual podemos encontrar más inconvenientes que ventajas en ellos, pero basándonos en los conceptos e ideas que proyectan sus creadores podemos incidir en tres puntos positivos:

  1. Más espacio de trabajo. Cuando cambias de tu teléfono al ordenador principalmente es por la necesidad de más pantalla, necesitas un espacio mayor para ciertas tareas. Con los teléfonos que extienden su pantalla esto se va a solucionar en parte.
  2. Diseños más flexibles. No necesariamente todos los teléfonos que se doblan van a ser iguales, el camino de innovación que se abre con la tecnología es muy amplio. Podemos pensar en más de dos ejes de doblado.
  3. Si tenemos más superficie de pantalla, también tenemos más espacio para colocar hardware adicional como cámaras, baterías o procesadores más potentes.

Las desventajas iniciales parecen obvias:

  1. Dispositivos más grandes, o al menos más gruesos. Es lo que hemos podido ver con Huawei o Samsung, sus teléfonos cerrados son considerablemente más anchos que un gama alta actual.
  2. Lo comentábamos unas líneas más arriba, la complejidad de nuevos sistemas invita a pensar en que los primeros años se pondrán en práctica muchas pruebas reales, que no tienen que demostrar fallos críticos, pero claramente serán más sensibles a problemas que un teléfono convencional.
  3. El precio. Alguien tiene que empezar a pagar estas pruebas tecnológicas tan avanzadas, y como hemos podido comprobar en el MWC, las propuestas rápidamente doblan el precio de un teléfono de gama alta actual.

La diferencia la marcan las bisagras

El primer obstáculo, el la de la calidad, es fácil de superar. Se ha demostrado que los paneles OLED pueden doblarse sin perder condiciones ya que sus píxeles no necesitan un sistema de retroiluminación complejo. La verdadera prueba de fuego estará en la duración de los materiales y en el sistema de bisagras que los fabricantes sean capaces de implementar.

moviles plegables

Sobre la duración del sistema, no todos se han pronunciado al respecto. Samsung ha asegurado una vida de 200.000 aperturas en Galaxy Fold, eso son 5 años abriendo el teléfono 100 veces al día.

Este elemento físico va a condicionar además la forma final del equipo, nos vamos a encontrar modelos con grosores muy diferentes, y teléfonos que se pliegan hacia dentro, otros hacia fuera. Como veremos a continuación, hace que las pantallas queden expuestas o ocultas en el interior del producto.

Las 8 principales opciones

Esta primera generación muestra conceptos aún algo toscos, pero la idea es que en poco tiempo tendremos teléfonos que se convierten en tablets. Es lo que hemos podido comprobar con Huawei o Samsung, lo dos principales motores de esta tendencia, pero no los únicos:

1. Huawei Mate X

moviles plegables

El protagonista iba a ser Samsung pero los chinos de Huawei han demostrado que están en un punto de desarrollo que los hace rivalizar con cualquiera. Su dispositivo responde al nombre de Mate X y cuesta 2.299 euros.

Este teléfono plegable cuenta con una pantalla OLED de 8 pulgadas que se pliega hacia afuera, es decir, cuando está cerrado las pantallas quedan expuestas y utilizables. No hay una fecha exacta de salida, pero Huawei asegura que será una realidad de mercado antes de llegar a la mitad del año.

2. Samsung Galaxy Fold

La alternativa de Samsung se llama Galaxy Fold y presenta una pantalla Infinity Flex Display de 7,3 pulgadas. La vemos en todo su esplendor cuando el teléfono se abre, cuando no es así, la pantalla que nos queda fuera es de 4,6 pulgadas.

Como en el caso del Huawei estos teléfonos son un derroche de tecnología, en ellos se utilizan los últimos componentes y especificaciones: 512GB eUFS 3.0, procesador Qualcomm de 7nm, 12 GB de RAM o una batería de 4.380mAh. El precio no es apto para todos los públicos: 1.980 dólares, disponible a partir del 26 de abril.

3. Oppo

moviles plegables

En este caso estamos ante un prototipo, pero podemos apreciar que es una apuesta muy parecida a lo que propone Huawei, es decir, la pantalla OLED siempre está expuesta. Durante el año iremos conociendo más novedades.

4. LG

Es raro no ver a LG con un teléfono o prototipos, a sabiendas que son uno de los fabricantes más potentes de pantallas, dominan la tecnología, tienen montones de patentes relacionadas con el asunto y han estado mostrando ejemplos en muchos eventos.

La respuesta oficial es que todavía no les parece interesante producirlo, su prioridad actual es el 5G. Seguro que a lo largo del año tienen algo suculento que mostrar.

5. Xiaomi

De nuevo otro prototipo, en este caso muy interesante por la diferencia en su concepción, ya que aquí se pueden hacer dos dobleces de la pantalla: la parte superior e inferior de una “tablet” se pliegan para convertir al dispositivo en algo más parecido a un teléfono.

6. Royole FlexiPai

Desde compañías más desconocidas también hay opciones plegables. De hecho Royole mostraron su prototipo en noviembre del año pasado. Llamado FlexPai cuenta con una pantalla de 7,8 pulgadas, de tipo AMOLED. 

El precio de partida que Royole ha querido darle al producto es de 1.388 euros, no hay fecha de salida en el calendario pero debido a su avanzado estado de desarrollo también debemos esperarlo en 2019.

7. Motorola RAZR

moviles plegables

La marca ahora en manos de Lenovo quiere resucitar a su icónico RAZR con una pantalla flexible en su interior, o al menos a eso parecen apuntar todos los indicios. Sería la forma de volver a crear un teléfono de tipo concha con una pantalla de 6,5 pulgadas. La imagen que compartimos es una recreación del estudio Yanko Design, nos sirve para hacernos una idea.

8. TCL

moviles plegables

La compañía china, más conocida por sus televisores, y por ser dueña de las marcas Alcatel y BlackBerry, quiere entrar en el negocio de los dispositivo móviles plegables con una apuesta bastante variada.

Actualmente está trabajando en cinco dispositivos con pantalla flexible: dos tablets, dos teléfonos y un reloj inteligente.

¿Acabarán con las tablets?

Aunque la dirección parece inevitable, el trabajo para los fabricantes es complicado ya que nos están enseñando productos que cuestan varios miles de euros y el beneficio real a día de hoy no es muy grande con respecto a un teléfono de gama alta convencional. ¿Más pantalla a cambio de más grosor? Inicialmente no parece un buen cambio.

El principal damnificado del camino que llevan estos teléfonos que se doblan podrían ser las tablets. El iPad parece el único exponente sólido en esta categoría, mientras que en Android hay necesidad de que algo llegue para marcar referencias. No es descabellado pensar en que conforme vayan llegando teléfonos Android que doblan su tamaño de pantalla con solo abatirse, las tablets irán perdiendo el poco interés que mantenían.

Móviles plegables para videojuegos, un terreno por conquistar

Con un dispositivo que es capaz de transformarse en teléfono o tablet según necesidades, es fácil pensar que alguna compañía esté orientado su desarrollo hacia el mundo del ocio, más concretamente hacia los videojuegos. Ya han ido apareciendo patentes y rumores relacionados con Samsung y la posibilidad de integrar controles físicos junto a la pantalla flexible.

Para que nos hagamos una mejor idea podemos echar un vistazo a la recreación que han hecho los chicos de Lets Go Digital basándose en las citadas patentes. Podemos jugar en una pantalla de teléfono y si nuestra experiencia quiere ser mejor, solo hay que extender la pantalla.

En el mundo tecnológico tenemos que aprender a ver las cosas con perspectiva, además de una demostración de músculo tecnológico, estos son unos primeros pasos y muy posiblemente en poco tiempo tendremos dispositivos más estilizados, con soluciones que ni siquiera habíamos imaginado.

2019 es el año para empezar a demostrar cosas, pero difícilmente se va a convertir esta tendencia en una opción importante de compra: como hemos podido ver en las fechas de salida de las propuestas, muy pocas van a estar disponibles a lo largo del año, y las que sí, van a tener un precio muy alto.

En Tecnología de tú a tú| Nuevo Samsung Galaxy S10: características, ficha técnica y precio

 


Etiquetas: , ,