Desde los tiempos en los que los grandes dominadores del mercado GSM, Nokia y Ericsson en aquel entonces, rivalizaban por tener el celular más diminuto del mercado con sus Nokia 8210 y Ericsson T66 respectivamente, no se han prodigado mucho en fabricar terminales en los que primase la virtud del tamaño discreto frente a otras cualidades.

Ha habido intentos por parte de otros fabricantes en el largo camino recorrido desde aquellos móviles con pantalla monocromática que nos sorprendían con tonalidades de retroiluminación distintas al clásico verde, la propia Nokia con el sucesor Nokia 8310, Panasonic con su GD55 o Ericsson con el T39 de antena de proporciones desmesuradas.

Tras una larga travesía por el desierto, la alianza SonyEricsson nos presenta y pone a la venta este mes de Septiembre el SonyEricsson T303. Un tribanda de tamaño 87x47x14,7 mm, 93 gramos de peso y un diseño slide muy de moda a día de hoy.

Curiosamente mientras en Japón el diseño bivalvo (o tipo concha) es casi un estándar, en Europa cada vez más se implantan los modelos deslizantes. Además posee una pantalla bastante decente en tamaño para lo que se podía espera, 1.8 pulgadas, 65000 colores y resolución de 128×160 (algo desfasada para los tiempos que corren).

En el diminuto tamaño citado, SonyEricsson ha implementado una radio FM con RDS, cámara de 1.3 megapixels, bluetooth 2.0 (inexplicablemente sin implementar el perfil A2DP para sonido estereo) y las típicas funciones de reproducción de MP3 y Java.

El gran incoveniente radica en que sólo tienen 8 megas de memoria internos, imposibles de ampliar porque carece de slot para tarjetas de memoria. Esto limita muy mucho la reproducción de MP3 o realización de fotos evidentemente. Al menos la conexión que trae de serie es el estándar USB que permite cargarlo y usarlo como pen drive (aunque con 8 megas no hay mucho que guardar).

En definitiva, SonyEricsson presenta con un ajustado precio para su versión libre de 119€ (www.elcorteingles.es) un teléfono que cabe perfectamente en un paquete de tabaco, así que cuidado al fumar, no sea que os equivoquéis…


Etiquetas: