El año pasado Sony, antes conocida como Sony-Ericsson, logró hacerse un hueco en el mercado con su gama de terminales Xperia: teléfonos móviles cuyas dos principales claves las encontrábamos en el diseño y en la cámara de fotos. Modelos que buscan diferenciarse del clásico formato de smartphone y apuestan por líneas de diseño únicas. Por otro lado sus cámaras: la compañía nipona siempre ha tenido mucho prestigio en este campo y ha sabido trasladar muy bien su experiencia al formato móvil.

Este año Sony busca reinventarse conservando sus señas de identidad y ofrecernos nuevos teléfonos con la tecnología más innovadora. Dentro de los nuevos modelos que verán la luz a lo largo del año el buque insignia será el Xperia S. Un nuevo teléfono Android que busca hacerse hueco en nuestros bolsillos y demostrarnos por qué para muchos es el móvil con la mejor cámara de fotos hasta la fecha.

El diseño vuelve a tener un papel importante en el Xperia S. Atrás quedan las líneas curvas de la serie Arc y vuelven los acabados cuadrados. Los materiales, además de atractivos, cuentan con una protección especial que hace que las manchas se adhieran menos a la superficie. El teléfono es ligero, 144 gramos, y su tamaño es correcto para tratarse de una pantalla de 4,3 pulgadas. Un detalle muy interesante de su composición es la fina línea transparente de su parte exterior. Más allá de un remate estético es donde este terminal tiene la antena.

Una de las asignaturas pendientes de la familia Xperia el año pasado era la potencia. Si bien es cierto que sus procesadores de un solo núcleo a 1Ghz daban un buen rendimiento, este año han decidido coger el toro por los cuernos y renovar sus chips. El Xperia S cuenta con un procesador de doble núcleo a 1.5Ghz, velocidad y rendimiento para hacer funcionar de forma completamente ágil Android Gingerbread 2.3, que en un futuro no muy lejano se actualizará a la última versión: Ice Cream Sandwich.

El gran atractivo de este Xperia S es su cámara de fotos. Con una resolución de 12 megapíxeles, estabilizador de imagen y un flash de LED nos encontramos con una de las mejores cámaras en dispositivos móviles. Más allá de sus especificaciones, que son muy buenas, a la hora de la verdad, en la práctica, se conjuga a la perfección la calidad con la facilidad de uso. Sony ha querido hacer hincapié en este aspecto y que podamos tomar buenas imágenes de forma muy sencilla.

Además de poder hacer fotografías podemos grabar vídeo en alta definición con autofoco continuo y estabilizador de imagen. Si además buscamos que tenga cámara frontal, el Xperia S cuenta con 1,3 megapíxeles y grabación a 720p, ideal para videoconferencias o tomar imágenes desde esa posición.

La pantalla, otro aspecto fundamental. Sony apuesta por la tecnología Bravia una vez más y aumenta su resolución hasta los 1280×720 píxeles en 4,3 pulgadas de pantalla. En cuanto al software, nos encontramos con una capa de personalización que da un toque muy elegante a la interfaz de Android, además de introducir nuevas aplicaciones orientadas a la música, los vídeos y a consultar nuestras redes sociales favoritas.

Para más información sobre disponibilidad y precio del Sony Xperia S haz click aquí.