El año pasado vimos como los smartphones, o teléfonos inteligentes, y los tablets crecieron en número, variedad y también calidad. Dispositivos muy variados que buscaban cubrir todo tipo de necesidades y usos. A veces nos fijamos más en las tendencias o en las especificaciones técnicas en sí, pero nos hemos planteado alguna vez qué nos conviene más. ¿Es un Smartphone o un Tablet?

Ambos son dispositivos distintos, que comparten algunas funciones pero que a la hora de la verdad su uso es muy diferente. Si estás dudando entre actualizar tu móvil o bien en comprarte un Tablet, en Tecnología de tú a tú os queremos echar una mano y ayudaros a elegir cuál os conviene más. Para ello, os proponemos seis supuestos que esperamos os sea de ayuda para salir de dudas.

Si queremos hacer llamadas y videoconferencia nos conviene…

Empezamos por uno de los usos más elementales: llamar. En este caso la respuesta es sencilla: nos conviene un Smartphone. Con los tablets no se puede llamar, salvo algunos modelos, por lo que en principio, si buscamos un dispositivo para este propósito, la decisión es fácil. Además, por tamaño una tableta no es el dispositivo más cómodo para sujetarlo mientras lo alzamos junto a la oreja cuando hablamos.

Si queremos hacer videoconferencias, cualquiera de los dos cumplen muy bien su cometido. Eso sí: aseguraros de que tiene cámara frontal porque no todos cuentan con ella. A día de hoy la mayoría de los smartphones y tablets cuentan con aplicaciones de videoconferencia como Skype. La calidad de las cámaras frontales es correcta y cumplen con su propósito.

Si queremos conectarnos a internet nos conviene…

A priori cualquiera de los dos. Ambos se caracterizan por conectarse a la red de redes y ofrecernos contenidos de todo tipo. Sin embargo, hay que hacer una pequeña apreciación: no todos los dispositivos tienen las mismas opciones de conectividad. Por norma general todos los smartphones tienen conexión a la red de datos móvil del operador (3G), la cual nos permite conectarnos allí a donde vayamos dependiendo sólo de la cobertura de la compañía.

Por otro lado tenemos los tablets, la mayoría de los modelos del mercado no tienen conectividad 3G, pero sí WiFi. Si queremos tener Internet siempre a mano, tendremos que buscar modelos específicos que cuenten con este tipo de conexión, suelen ser un poco más caros, o bien comprarnos un smartphone.

Si queremos jugar nos conviene…

Poco a poco los smartphones y tablets se han convertido en dispositivos de juego que en potencia no tienen nada que envidiar a las consolas. Ambos nos ofrecen un buen catálogo de juegos, el cual depende del sistema operativo, aunque la experiencia de juego no es siempre la misma. No es lo mismo una pantalla de tres pulgadas que una de diez.

Si buscamos una plataforma sencilla y el tamaño no nos importa, un smartphone (de gama media o alta) será nuestro aliado perfecto en los tiempos libres. Si queremos una experiencia más completa y disfrutar al máximo, id a por un tablet, que, gracias a su pantalla más grande, tendremos unos controles más cómodos y, por lo general, una mayor calidad técnica respecto a un teléfono móvil. Además, la autonomía es mayor por lo que no tenemos que preocuparnos tanto por la duración de la batería.

Si queremos leer, escuchar música y ver vídeos nos conviene…

Disfrutar de contenidos multimedia se ha convertido en un uso muy habitual en estos dispositivos. A priori ambos dispositivos cumplen bien esta función, pero si vamos a leer o ver vídeos de forma habitual, nos conviene más un tablet. Con este tipo de dispositivos podemos disfrutar de una mayor resolución, aspecto que para leer se agradece mucho, sin olvidarnos del tamaño de la pantalla.

Si en cambio vamos a escuchar música, cualquiera de los dos nos vale. No obstante, es mucho más cómodo llevar encima un smartphone que una tableta. Tened en cuenta una vez más el tema de la batería. Ver vídeos reduce la duración de nuestro dispositivo por lo que si vamos a usarlo con este propósito mucho tiempo, mejor un tablet que un smartphone.

Si queremos crear contenidos nos conviene…

Hasta ahora hemos hablado de consumir contenidos pero ¿qué hay de la creación? Si nos interesa la fotografía y el retoque de ésta, nos conviene más un smartphone. Por lo general tienen cámaras de más calidad y las aplicaciones de edición son las mismas que hay para tablets. Hablamos, eso sí, de procesos rápido, nada complejo y laborioso en plan Photoshop.

Si en cambio buscamos crear música, montar vídeos o documentos de texto, la mejor opción es un tablet. A su favor: aplicaciones más versátiles, una pantalla más grande que facilita su uso… No es lo mismo ponerse a escribir un doc en un móvil que en una tableta donde las manos tienen más libertad.

Si queremos soluciones profesionales nos conviene…

Acabamos nuestra lista para hablar de las herramientas para los profesionales. Los smartphones y tablets no son sólo para el ocio, existen aplicaciones que nos permiten llevarnos la oficina a todos los lados y trabajar en cualquier sitio. Si sólo vamos a responder correos, cualquiera de los dos nos vale.

Si buscamos soluciones más complejas como VPN, Juniper os recomendamos mejor los tablets. Por su tamaño, su uso es mucho más sencillo y en herramientas de acceso remoto como Team Viewer es algo que se agradece. Recordad eso sí que si vais a comprar un tablet para usarlo de forma profesional, quizá os convenga un modelo con conexión 3G, por lo que pudiera suceder.


Etiquetas: ,