Siguiendo con nuestro especial Tablets, hoy nos toca hacer un repaso a la propuesta de una de las firmas que más han crecido en los últimos tiempos, gracias, entre otras cosas, a la familia de productos Galaxy. Nos referimos, cómo no, a Samsung.

Tras aprender de los errores de la primera generación de tablets Android, los fabricantes y la propia Google se decidieron poner las pilas: un sistema operativo renovado que se ajustaba a las necesidades de los usuarios y dispositivos más potentes y versátiles. Ahora sí, los tablets Android están a la altura de las demandas de los usuarios.

De entre todos los fabricantes de tablets, Samsung, al igual que en los smartphones, es una de las compañías más punteras. Tras apostar prematuramente por este formato con el Galaxy Tab de siete pulgadas, este año nos trae dos modelos nuevos, renovados y con la última versión del sistema operativo Android optimizado para tablets: Honeycomb.

Samsung Galaxy Tab cuenta con dos modelos diferenciados por su tamaño. Por un lado tenemos el formato de 10.1 pulgadas, el más utilizado en los tablets con Android, y por otro tenemos las 8.9 pulgadas. Un formato más pequeño ideal para quienes las diez pulgadas se le antoje demasiado grande.

Independientemente de que elijamos uno u otro los dos modelos cuentan con unas prestaciones idénticas, exceptuando la densidad de píxeles en la pantalla y la batería. Ambos cuentan con la misma pantalla y una resolución de 1280×800 píxeles. La diferencia en este caso radica en que la densidad del modelo de 8,9 es algo más alta (169,6 píxeles por pulgada).

En cuanto al procesador, los Galaxy Tab apuestan por un procesador de doble núcleo a 1GHz y 1GB de RAM. Potencia más que suficiente para utilizar las aplicaciones y los juegos con mucha rapidez. En cuanto a la memoria interna los dos modelos ofrecen 16 GB, cantidad que podemos ampliar con tarjetas microSD.

Si queremos hacer fotografías y videoconferencias los Galaxy Tab cuentan con una cámara trasera de 3 megapíxeles y una frontal de 2 megapíxeles. Aunque la resolución puede parecer escasa, la calidad de ambas es suficiente para hacer una fotografía rápida o para charlar con nuestros amigos por Skype, etc.

Más allá de las especificaciones técnicas de los Galaxy Tab, que son francamente buenas, el toque de gracia lo pone Honeycomb. Con este nombre tenemos la versión de Android optimizada para tablets. Se ha rediseñado el sistema para adaptarlo a las necesidades de los usuarios con aplicaciones optimizadas como GMail, el navegador web…

Si ya hemos usado con anterioridad algún smartphone Android de Samsung nos acostumbraremos rápido a los Galaxy Tab. Los tablets cuentan con la misma interfaz, Touchwiz, que los teléfonos móviles pero adaptada a este formato. La combinación entre lo que ofrece Honeycomb junto a las aplicaciones y widgets de Samsung hacen que la experiencia, si somos neófitos, sea sencilla e intuitiva.

Samsung, al igual que otros fabricantes, se han comprometido a actualizar periódicamente sus tablets para ofrecernos las últimas versiones en un lapso de tiempo razonable. Esta cuestión es importante pues en Android siempre se mira mucho con lupa las versiones de sistema operativo y si los fabricantes actualizan con más o menos frecuencia.

En cuanto a la batería, aquí encontramos la segunda diferencia entre el modelo de 10,1 y el de 8,9 pulgadas. El primero, al ser más grande, cuenta con una batería de 7000mA mientras que el segundo cuenta con una de 6100mA. De esta forma el modelo de diez pulgadas nos ofrecerá unas 10 horas de batería mientras que el segundo unas 8 aproximadamente.

En cuanto a conectividad tanto el modelo de 10,1 como el de 8,9 cuentan con una versión sólo Wi-Fi, más barata, y otra con 3G incluido, algo más cara. Los precios para cada modelo son los siguientes:

Para consultar precio y disponibilidades del Samsung Galaxy Tab puedes hacer click aquí.


Etiquetas: , , ,