Vistos los leoninos programas de fidelidad que ofrecen las compañías de telefonía móvil para renovar el terminal con ellos a cambio de una permanencia de 18 o 24 meses, se impone buscar métodos alternativos por los que poder beneficiarnos de esas ansias que tienen por fidelizarnos frente a la competencia.

Todos hemos sufrido la desesperación de ver como tras años en la misma compañía es imposible obtener un teléfono decente a un precio coherente. Pues bien, con la competencia existente entre operadores, el mero hecho de tramitar una portabilidad implica el hecho de que te hagan una contraoferta por parte de tu operador para que no te "fugues" a otro.

Y la contraoferta consiste en darte puntos adelantados hasta poder tener el terminal deseado a un precio razonable. Esto evidentemente tiene sus riesgos, puesto que siempre puede que en el papeleo del proceso de la portabilidad, aunque aceptes la contraoferta e intentes cancelar la portabilidad, se pierda algún documento y acabes finalmente portado.

Pero quien algo quiere, algo le cuesta. Son riesgos que a algunos les compensará pues en el caso peor acabarán en otro operador con un móvil que también querían y en el mejor seguirán en el mismo operador con lo que le ofrezcan. Todo esto partiendo de la base de no estar atado con una permanencia a la compañía, porque entonces ni te ofrecerán y te sancionarán por ruptura de contrato. Así que cuidadito y con pies de plomo.


Etiquetas: