IMG_8931_ret

El Mobile World Congress está a punto de finalizar, y con él se han materializado gran parte de las novedades más esperadas en telefonía para 2016. Los fabricantes más relevantes han presentado sus propuestas para 2016, como Samsung con su Galaxy S7 y S7 . Cada teléfono móvil es un mundo, aunque, como veíamos hace no mucho tiempo, ninguno tiene es completamente perfecto.

De todos modos, a día de hoy podemos hacer una pequeña lista de requisitos óptimos y convenientes para elegir un móvil adecuado para su uso en 2016 (y más allá). No necesariamente tiene por qué ser algo que encarezca el terminal. Y, de hecho, por un precio razonable hay terminales con funcionalidades premium. Un ejemplo reciente está en el ZTE Axon Mini que analizábamos hace unos días.

El teléfono móvil, mejor con biometría

Con la llegada de Android 6, se integra la lectura de huella dactilar dentro del propio sistema operativo. Este hecho hace que sea de gran interés tener un lector de huella en el dispositivo, a la espera de que se vayan introduciendo más funcionalidades que se beneficien de la agilidad y versatilidad de la autenticación biométrica.
iPhone-6s-fingerprint

Así pues, tener un lector de huella dactilar supone una ventaja frente a no tenerla. Y no por ello el precio del terminal tendrá que tener un precio desorbitado. La tendencia es la de incluir el lector de huella en más terminales, incluyendo los de gamas medias y medias-bajas.

Realidad virtual y vídeo 360

En este año 2016 se va a hablar mucho de estos dos temas. En este MWC, tanto la realidad virtual (VR) como el vídeo 360 han confirmado que son tecnologías que darán mucho que hablar. De todos modos, será conveniente diferenciar entre ambos conceptos. La realidad virtual necesita que una compañía cree el contenido específicamente para ofrecer esa experiencia inmersiva, así como unas gafas preparadas para mostrar los vídeos VR.

El vídeo 360, por el contrario, lo puedes grabar tú mismo con alguna de las cámaras que ya existen para este tipo de formato, como las de Samsung o LG, así como Ricoh o Kodak. Y además no necesariamente necesitas gafas para verlo: desde la pantalla del móvil puedes.

IMG_8961_ret

De todos modos, no le pidas a tu terminal móvil este año que tenga la cámara para grabar vídeo 360 integrada. Hay algún modelo, como el Yezz 360, que integra una cámara de este estilo, pero no es lo habitual ni lo aconsejable.
yezz_02

Cámara luminosa de al menos 12 Mpx

Sobre cámaras, lo que sí puedes pedirle a un móvil es que la luminosidad sea de F2.2 o inferior. Es un valor óptimo que puede formar parte de las especificaciones de cualquier cámara en terminales de gama media. Y mejor si el sensor es de al menos 12 Mpx. 8 Mpx para la cámara trasera es una cifra poco aconsejable en estos tiempos.

IMG_8601_ret

A mayor luminosidad, mejor se comportará la cámara y no necesitará aumentar el valor de la sensibilidad. De este modo, las imágenes serán más limpias y sin ruido.

RAM de 2 GB y almacenamiento de 16 GB con micro SD

En cuanto a la memoria, un smartphone no debería tener menos de 2 GB de RAM para asegurar un comportamiento fluido. Con 1 GB estaremos muy justos de cara a usar aplicaciones multitarea o multimedia. Para el almacenamiento interno, con 16 GB podremos trabajar relativamente bien si no instalamos una cantidad exagerada de aplicaciones.

_DSF0201

Los terminales ya integran incluso 4 GB de RAM, aunque con 3 GB es poco probable que necesitemos más. En el caso del almacenamiento interno, si tenemos un modelo 16 GB, es conveniente usar también una tarjeta micro SD para guardar fotos y vídeos, o mover algunas aplicaciones a la memoria en la tarjeta micro SD, aunque no siempre es posible).

Pantalla de 5” y HD

Uno de los elementos que más interés suscitan en los terminales móviles es la pantalla, concretamente la densidad de píxeles da una idea de la nitidez que ofrece. Por encima de 300 ppp (puntos por pulgada) estamos ante una nitidez suficiente para que no seamos capaces de ver los puntos. Así que tampoco hace falta tener un smartphone que ofrezca más de 500 ppp.

Smartphone libre Samsung Galaxy Grand Prime dorado 8GB

Para que te hagas una idea de la relación entre la resolución de pantalla, su tamaño y la densidad de puntos, existen calculadoras online que hacen las matemáticas por ti. Sin ir más lejos, para una resolución de 1.280 x 720 píxeles con 5” de diagonal, tenemos 293 ppp aproximadamente. Para pantallas de más tamaño, como puedan ser las de 5,5”, es mejor tener una resolución Full HD de 1.920 x 1.080 píxeles, lo cual arroja como resultado para la nitidez unos 400 ppp.

Lo que es interesante también, y no siempre se indica claramente, es que la pantalla esté recubierta de cristal Gorilla Glass. Es el que ofrece una resistencia a los arañazos más consistente, aunque no es indestructible, y una caída puede hacer que se fracture.

Procesador de cuatro u ocho núcleos y 64 bits

En cuanto al procesador, un smartphone que pueda con todo tipo de tareas sin asfixiarse debería integrar una CPU octacore. Realmente no se trata de que estén trabajando los 8 núcleos a la vez, sino de que lo hagan de cuatro en cuatro. Uno de los grupos quad core trabaja a una velocidad más alta, mientras que el otro trabaja a una velocidad inferior para ahorrar energía.
20150110073328541

Existen excepciones a esta regla general: si el smartphone usa un procesador Intel Atom como el Z3580, con cuatro núcleos tendremos suficiente. La norma de los ocho núcleos se aplica para CPUs de fabricantes como Qualcomm con sus Snapdragon de la serie 6 o los Mediatek MT6752 o los Kirin 935 de Huawei. En todos los casos, lo que sí es exigible es que sean procesadores de 64 bits.

No es necesario disponer de un procesador de rendimiento extremo: los de gamas medias ofrecen una respuesta fluida y ágil para la mayoría de los escenarios de uso actuales. Es lo bueno de la democratización de la tecnología móvil. En el apartado del gaming sí que hay diferencias entre los procesadores de gamas altas y medias, aunque no es relevante salvo que seas un gamer entusiasta y quieras que el nivel de detalle de los juegos sea el más alto posible siempre.

Conectividad 4G

En cuanto a conectividad, lo suyo es que un teléfono que quieras que te dure bastante tiempo tenga conectividad 4G. 3G permite navegar, por supuesto, pero la cobertura LTE está mejorando mucho, y hay apartados como el de la latencia que mejoran frente a 3G de forma sustancial. Además, las operadoras ofrecen planes de datos cada vez más ventajosos para los clientes en precio y en volumen, con lo que podemos permitirnos el lujo de gastarlos más rápidamente en un momento dado.

Además, siempre tienes la posibilidad de configurar el smartphone para que la velocidad sea 3G o incluso 2G en un momento dado. No es una opción que esté disponible en todos los terminales, pero en muchos sí. De momento, y aunque se hable mucho de 5G, es una tecnología que no llegará hasta dentro de algunos años. Dentro de 4G hay diferentes tramos de velocidad dependiendo del módem que use tu terminal, pero lo cierto es que para un uso convencional, cualquier modalidad LTE es buena y ofrece velocidades comparables a las de las conexiones de banda ancha ADSL, fibra o cable.

IMG_8651

Funcionalidades como doble SIM empiezan a ser comunes en terminales de gamas medias y bajas, aunque su utilidad está limitada a casos en los que tengas que usar varas líneas de teléfono. En cuanto al WiFi, lo ideal sería que contásemos con WiFi 802.11ac, pero con 802.11n tenemos suficiente para conseguir velocidades óptimas de navegación.

El sistema operativo, mejor las últimas versiones

A día de hoy, la versión más recuente de Android es la 6. Así que lo ideal es contar con esta versión en nuestro terminal. Las actualizaciones no siempre son ágiles, y si compramos un móvil con Android 5 esperando que se actualice pronto a la versión 6, puede que la espera se prolongue durante mucho tiempo. Para Windows Phone las actualizaciones son más rápidas, y si no necesitas que la tienda de aplicaciones tenga lo más reciente y último, un smartphone con Windows es una alternativa viable y económica (dependiendo del modelo, claro está).

android 5 y 6

Los terminales con sistema operativo iOS son otra opción, aunque entran dentro de los teléfonos móviles con más funcionalidades de las que realmente se necesitan desde una perspectiva de mínimos. En este caso, las versiones del sistema operativo están temporizadas de un modo bastante regular y frecuente, aunque pasadas dos generaciones de móviles de Apple, la experiencia dice que empezaremos a tener problemas para actualizar nuestros terminales con versiones nuevas de iOS.

La democratización de la movilidad

Hace algunos años, las diferencias entre los terminales de gamas altas y medias eran notables en términos de funcionalidad y rendimiento en apartados como la cámara, el procesador o la pantalla, pero en la actualidad la tecnología ha mejorado mucho e incluso en las gamas medias contamos con tecnologías suficientemente solventes como para obtener una experiencia de uso óptima y equilibrada sin tener que acudir a las gamas altas de productos.

IMG_8936

Eso sí, hay que tener cuidado y no dimensionar excesivamente a la baja, o nos encontraremos con carencias en la funcionalidad cuando actualicemos nuestros terminales en el futuro, o si instalamos aplicaciones que demanden más recursos de los que ofrezcan nuestros dispositivos. Las pautas que hemos dado están basadas en una recomendación de mínimos para usuarios con necesidades medias. Si vamos a hacer un uso poco frecuente y limitado de nuestro terminal podremos elegir terminales incluso menos ambiciosos, pero a poco que queramos tener una experiencia más ambiciosa o cómoda, mejor curarse en salud.


Etiquetas: , , ,