Los desechos electrónicos son un problema creciente. Para que podamos hecernos una idea, la Unión Europea prevé que en el año 2010 se habrán tirado a la basura 100 millones de teléfonos móviles y 300 millones de ordenadores, y esos residuos son difíciles de reaprovechar. Lo peor es que, en muchos casos, no era realmente necesario deshacerse del aparato, porque sigue cumpliendo su función.

Pero la búsqueda de la última novedad o la tentación de la oferta nos hacen renovar el teléfono muy a menudo: se estima que un móvil dura en manos de su primer comprador una media de 18 a 24 meses, de modo que cada consumidor habrá tenido unos 35 terminales durante su vida como usuario, que cada vez comienza a edad más temprana. Por eso se antoja tan importante saber qué podemos hacer con nuestro móvil viejo.

Lo más recomendable sería que, al cambiar de móvil, tratásemos de pasárselo a otro usuario de nuestro entorno que sea menos exigente que nosotros a la novedad. La mayoría de los usuarios de terminales avanzados no utilizan ni la mitad de sus posibilidades, así que probablemente nuestro terminal será suficiente para ellos.

Si aún así, no encuentramos nadie dispuesto a reutilizar nuestro móvil, podemos entregarlo a organizaciones que se encargarán de darle un buen destino, ya sea asegurándote un reciclaje respetuoso con el medio ambiente, o bien buscándole un nuevo propietario en el mercado de segunda mano, obteniendo unos ingresos que dedicarán a labores humanitarias. La campaña Dona tu móvil está promovida por Cruz Roja y la fundación Entreculturas, y en todas las oficinas de Correos encontraremos una bolsa de franqueo gratuito en la que introducir nuestro teléfono y depositarlo en cualquier buzón. Según su web, ya llevan recogidos más de 120.661 móviles en el último año.

Otra alternativa es la iniciativa Tragamovil, una iniciativa conjunta de Asimelec (la asociación española de empresas de electrónica e informática) y las empresas de tratamiento de residuos electrónicos. Intervienen también como patronos las tres grandes operadoras móviles y varios de los mayores fabricantes de terminales. Tragamóvil realiza campañas informativas en centros de enseñanza y dispone de una red de contenedores en los que podemos depositar nuestro terminal. Estos contenedores se encuentran en tiendas de telefonía, servicios técnicos, puntos limpios, ayuntamientos, universidades, almacenes/plataformas de telefonía y superficies comerciales.

En el peor de los casos, nunca deberíamos deshacernos de nuestro móvil viejo con el resto de los desperdicios. Si ninguna de las anteriores opciones nos fuese válida o factible, lo ideal y más respetuoso con el medio ambiente, sería llévalo al punto limpio más próximo.


Etiquetas: ,