Se trata de un inflador que, por ejemplo, recargará rápidamente un teléfono móvil. Para hacernos una idea de su utilidad, con el esfuerzo de un minuto, más o menos, recuperaremos la batería para darnos tiempo a realizar una llamada de 5 minutos.

El funcionamiento es bastante sencillo: el aire que generamos con nuestra fuerza, como en un inflador tradicional, mueve una turbina de reducidas dimensiones y generamos electricidad para recargar esos gadgets que se pueden quedar sin energía en el momento y lugar menos pensado. Una pega: desgraciadamente por el momento solo lo van a distribuir en Reino Unido.


Etiquetas: , ,