Los nuevos teléfonos móviles de Nokia tienen un precio muy competitivo, entre 50 y 90 euros, y forman parte de la estrategia de la compañía para establecerse en este segmento de mercado en los países en vías de desarrollo.

El Nokia 5000, 1680 Classic, 2680 y 7070 Prism van dirigidos a los consumidores de los mercados emergentes que están a punto de reemplazar sus primeros aparatos. Estos terminales integran algunas de las prestaciones multimedia más básicas de los primeros teléfonos de la compañía como por ejemplo sintonizadores de radio FM, grabadora, cámara de fotos y reproductores de música, a un precio bastante reducido.

“La gente en los mercados emergentes como África, está demandando cada vez más cosas de su teléfono móvil, sus expectativas en relación con las prestaciones y el diseño son iguales que las de las personas de cualquier otra parte del mundo, simplemente tienen menos ingresos”, dijo Alex Lambeek, responsable de los mercados emergentes, en el anuncio de los nuevos terminales. “El lanzamiento de estos modelos demuestran el compromiso de Nokia en llevar productos y servicios que cubran una variedad de necesidades y gustos de la gente en los mercados emergentes”.

A lo largo de este trimestre la empresa espera iniciar las ventas del Nokia 5000 y el 1680 Classic, por 90 y 50 euros respectivamente. En el tercer trimestre lanzará el Nokia 2680, con diseño deslizante y a 75 euros, y el Nokia 7070 Prism a 50 euros.

Información cortesía de:


Etiquetas: