Los primeros experimentos con el móvil en los vuelos largos están comenzando a dar sus frutos. En diciembre Air France confirmó que uno de los aviones de su flota integraría una estación base en la aeronave para habilitar la posibilidad de hacer llamadas a través de los teléfonos.

Ayer la oficina de comunicaciones de Reino Unido, Ofcom, confirmó los planes de integrar la tecnología necesaria en los aviones para que los pasajeros puedan hacer y recibir llamadas durante los vuelos europeos. Esta medida todavía tiene que ser aprobada por las autoridades aéreas europeas competentes, la Agencia de Seguridad Aérea Europea (EASA) y la Autoridad de Aviación Civil (CAA) en Reino Unido, para analizar los posibles riesgos de seguridad.

La iniciativa ha sido desarrollada conjuntamente a otros países de la UE, y será efectiva en el espacio aéreo europeo, por lo que próximamente podría extenderse al resto de compañías europeas.

Para poder establecer las comunicaciones en el aire, los teléfonos de los pasajeros se conectarán a una estación base integrada en el avión, que vía satélite enviará la señal a los receptores terrestres. Por medidas de seguridad los pasajeros tendrán que apagar sus terminales durante los despegues y los aterrizajes y sólo podrán conectarse cuando el avión alcance al menos los 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Información cortesía de:


Etiquetas: