Nadie duda del éxito de la Applestore, la tienda que ha hecho posible el desmesurado éxito del iPhone y del iPod. A través de ella los usuarios son capaces de descargar todo tipo de aplicaciones para sus dispositivos, no dejando otra forma legal de hacerlo.

De esta manera se consiguen dos objetivos muy claros: – Se controla la calidad y compatibilidad de las aplicaciones, así como su rango y clasificación por edades. – Desaparece el eterno problema del "pirateo" de software al obligar a la descarga online, en la que los ficheros son absolutamente transparentes al usuario final, que sólo ve la adición de la aplicación al menú sin posibilidad de acceder a la estructura de directorios.

Esto, evidentemente responde a la estrategia comercial, muy estudiada, de Apple. Pero el extrapolar esto a otros sistemas no es tan sencillo porque se comienzan a vulnerar los dos principios comentados que hacen que la tienda de Steve Jobs sea todo un éxito. En primer lugar porque el iPhone e iPod conforman una única plataforma hardware con leves diferencias, que aseguran una compatibilidad que no pueden establecer el resto de fabricantes, cuyos productos se diversifican para alcanzar a todos los usuarios susceptibles de serlo por sus hábitos móviles.

La tienda Movistar de aplicaciones es una apuesta arriesgada y ambiciosa, ya que intenta abarcar todas las marcas y sistemas operativos. Realmente no es más que un lavado de cara de la sección móviles de Softonic, que es quién aporta el motor de la tienda en sí junto con el software disponible haciendo uso de la marca de Movistar en contraprestación. Cualquier usuario que haya tenido Symbian, en sus múltiples ediciones, sabe de la complicada y quisquillosa compatibilidad que ofrece Nokia entre sus terminales, a veces por la resolución de pantalla, otras por la orientación de la misma e incluso por el soporte o no del acelerómetro.

Demasiados detalles a tener en cuenta, en este caso sólo para Nokia, en los demás fabricantes la cosa se complica incluso aún más. Eso sí, las aplicaciones contrastadas de fabricantes conocidos como SPB en el caso de Windows Mobile aseguran una alta compatibilidad, al igual que el software ideado para Blackberry (quizás el más semejante a Apple con su plataforma hardware, menos variada). Movistar apuesta por el inminente mercado online, el mercado de la banda ancha que en un futuro devorará todo soporte físico, la idea es buena pero aún falta unificar bastante el modelo por parte de los fabricantes, que se encuentran bastante dispersos e incluso sin saber por qué sistema operativo apostar de forma definitiva.


Etiquetas: , , ,