carga inversa

Cada vez tenemos teléfonos más potentes y capaces pero su autonomía no crece de igual forma, difícil es encontrar un terminal que vaya más allá de un día de vida con una única carga de batería. Los fabricantes no encuentran una solución rápida, así que tomaron dos caminos diferentes para mejorar la sensación de que no te va a faltar energía: sistemas de carga rápida y sistemas de carga inalámbrica.

La carga rápida sin duda alguna es una bendición, hay sistemas que en media hora prácticamente nos dejan el teléfono nuevo para salir a una jornada de trabajo. En el otro lado, la carga sin cables, nos hace la experiencia mucho más cómoda, pero es bastante más lenta que una carga normal. Eso sí, están apareciendo soluciones muy atractivas basadas en sistemas inalámbricos como la carga inversa.

¿Qué es la carga inversa?

Pensad en un teléfono que es capaz de rellenar de energía a otro teléfono, de forma inalámbrica. Pues eso en resumidas cuentas es reverse charging o carga inversa. Quien dice un teléfono dice accesorios, como auriculares inalámbricos.

carga inversa

Como idea parece una funcionalidad maravillosa: donar de forma limpia y cómoda parte de tu batería a un tercero, pero la realidad nos enseña que todavía está lejos de ser un procedimiento perfecto. ¿La razón? la inducción electromagnética no permite que la operación sea rápida, al revés, es bastante lenta.

Pero no podemos dejar de darle valor como una opción de carga de emergencia. También es especialmente valorable en el caso de tener que cargar dispositivos con baterías pequeñas, como una pulsera de actividad o un reloj inteligente. En estos casos la carga inversa cobra bastante sentido.

Tenemos que tener claro que el teléfono que va a compartir la energía de su batería también va a perderla en el proceso. Un ejemplo, el teléfono que dona puede restar un 30% de batería para que el receptor consiga subir un 15%. Samsung habla de un 25% por cada hora de carga inversa.

¿Qué dispositivos se pueden cargar con reverse charging?

Pues es una pregunta fácil de contestar, ya que podrás cargar aquel teléfono o accesorio con certificación de carga inalámbrica Qi, que actualmente es el más extendido en el mercado. Todos los iPhones de última generación, o los Galaxy Note y S, cumplen con esta especificación.

En cuanto a la forma de utilizar reverse charging, también es sencillo: buscar en el menú la opción y colocar al teléfono o accesorios a cargar en la trasera. Cuando pasan 30 segundos y no ha encontrado un dispositivo a cargar, la opción se desconecta de forma automática.

Huawei y Samsung como promotores

Curiosamente son las dos empresas que más venden en Android las que han decidido llevar esta idea adelante. Ya ofrecían los teléfonos más modernos con carga inalámbrica, así que había que inventar algo que marcara las diferencias con el resto de fabricantes.

La primera en estrenar la carga inversa fue Huawei, lo hizo en el Mate 20 Pro, al que siguieron el más reciente P30 y su versión Pro. El sistema es capaz de generar de 2,5 a 3W de potencia.

Samsung ha utilizado la nueva generación de los Galaxy S para introducir la carga inversa, con un sistema algo más potente, de 3,5 a 4W. La encontramos en los Samsung Galaxy S10, S10e y S10+.

A día de hoy la podemos calificar como una funcionalidad más llamativa que práctica, pero entendemos que en casos concretos de uso puede ser útil: emergencia, cargar accesorios. Estamos ante un primer paso, esta tecnología tiene que evolucionar y terminará siendo algo cada vez más atractivo.

Huawei Mate 20 Pro

carga inversa

El Huawei Mate 20 Pro fue el primero, está disponible por 799,90 euros en su configuración con 6GB de RAM y  128GB para almacenamiento, en color negro. Destaca su pantalla de 6,39 pulgadas.


Huawei P30 Pro

carga inversa

El gama alta de la compañía china de este año se llama Huawei P30 Pro, con un precio de 949 euros nos ofrecen 8GB de RAM y 128GB de almacenamiento. Destaca por su doble tonalidad Aurora.


 

Huawei P30

carga inversa

El Huawei P30 es el segundo teléfono más importante de la casa este año, todo un gama alta que por 749 euros tiene poco que envidiar al modelo Pro: 6GB de RAM, 128GB para almacenamiento y pantalla OLED de 6,1 pulgadas.


Samsung Galaxy S10

carga inversa

La renovación de la gama alta de Samsung arranca con el Galaxy S10  a un precio de 909 euros. 128GB y 8GB de RAM en un teléfono que estrena una configuración de triple cámara en la trasera y una pantalla de 6,1 pulgadas.


Samsung Galaxy S10e

carga inversa

Muy inteligente Samsung al crear un modelo de acceso más asequible a la familia más importante de la firma coreana: Galaxy S10e. Nos piden por él 759 euros, a cambio un teléfono resistente, con pantalla de 5,8 pulgadas y 6GB de RAM.


Samsung Galaxy S10+

carga inversa

El tope de gama en Samsung se llama Galaxy S10+ y cuesta 1.009 euros. La pantalla crece hasta las 6,4 pulgadas y como novedad más llamativa cuenta con el estreno de una nueva doble cámara frontal.


 


Etiquetas: ,