Durante el último Mobile World Congress, celebrado en Barcelona hace tan solo unas semanas, fueron muchos los gigantes tecnológicos que pusieron de manifiesto una nueva tendencia: la de optimizar al máximo el espacio destinado a la pantalla, aprovechando cada milímetro para sumar pulgadas y reduciendo los marcos todo lo posible.

Una práctica capaz de reducir las dimensiones finales del terminal pero que, sin embargo –y puesto que el tamaño no se percibe como un problema-, se ha centrado en ofrecer a los usuarios modelos más funcionales, con pantallas optimizadas y de mayor calidad. Hoy explicamos algunas de sus ventajas, características comunes, y recabamos algunos de los mejores ejemplos presentes en el mercado actual.

Consideraciones iniciales

consideraciones
Para empezar, debemos comentar que, durante los últimos años hemos visto cómo los diferentes diseñadores han experimentado en numerosas ocasiones con las pantallas de sus teléfonos, cambiando desde las resoluciones, hasta la curvatura y las relaciones de aspecto. Unas modas que han ido evolucionando y que, a diferencia de la que nos ocupa (la reducción de los marcos), tienen más que ver con la apariencia que con la funcionalidad propiamente dicha.

Así, la modificación del frontal desde este punto de vista se postulaba como un paso lógico; y que ha tenido lugar tanto en dispositivos de líneas suaves y redondeadas como en otros smartphones con acabados más rectos. La idea básica es sencilla: ampliar el ratio frontal/pantalla de sus móviles para convertirlos en un teléfono todopantalla.

Algo a lo que ya nos han acostumbrado los últimos Samsung Galaxy S6 y S7 pero que también se plantea de un modo totalmente distinto, es decir, sin curvaturas. Un procedimiento que alarga la pantalla y la lleva hasta los bordes para ofrecernos no pocas ventajas.

Las ventajas de un móvil todopantalla

es-feature-galaxy-s6-edge-g925f--51743815

Dicho lo cual, llevar al mínimo los marcos nos permite disfrutar de una mayor inmersión, algo que favorece la experiencia de usuario, en especial para aquellos que adoran utilizarlo para jugar y similares, proporcionándoles partidas sin distracciones. Además, sigue la línea ofrecida por otros segmentos del mercado y marcada en gran medida por la realidad virtual.

Evidentemente, no solo los más jugones la agradecerán, sino que se trata de una característica pensada para cubrir una de las prestaciones más demandadas del sector: la de visualizar los vídeos con mayor calidad. Un tipo de contenido que se encuentra en pleno auge tanto en redes sociales como en plataformas especializadas al estilo Netflix, que incluso han añadido un modo offline para que podamos seguir disfrutando de nuestras series favoritas sin gastar datos de nuestra tarifa. La visualización de fotografías y edición de las mismas, por supuesto, también salen ganando.

Otra de las ventajas de la atenuación de los frontales tiene que ver con la eliminación de ciertos añadidos de poca utilidad, como el logo de la marca y similares, ocupando este espacio, ahora, con el panel. Cabe comentar, sin embargo, que esto puede obligar al fabricante a cambiar la cámara de sitio o reducirla, y condicionar la presencia de altavoces en esta parte, una modificación que es posible compensar mediante las soluciones adecuadas (como la reducción física del sensor, por ejemplo).

En cuanto al diseño, llevar la pantalla al límite permite dar lugar a teléfonos más compactos, ligeramente más pequeños de lo habitual. Por supuesto, no solo afecta al tamaño final, sino al peso total del dispositivo, que se reduce ligeramente, agilizando el manejo, y brindándonos una mayor comodidad.

Xiaomi Mi Mix

La firma china Xiaomi ha sido una de las pioneras a la hora de apostar por este tipo de móviles todopantalla. Uno de sus modelos más destacables es el Mi Mix, un terminal de aspecto fantástico y diseño futurista que únicamente cuenta con un pequeño borde inferior en el frontal (el 91% de él es panel). Una chulada de dispositivo que rompe con la estética convencional para aprovechar cada recoveco.

De hecho, la pantalla tiene, ni más ni menos, que 6,4 pulgadas y cuenta con una resolución de 2.040 por 1.080 píxeles. La batería, por supuesto, se adecua a ella, con sus 4.400 mAh y carga rápida. Las medidas del teléfono son de 81,9 x 158,8 x 7,9 milímetros, con un peso de 209 gramos, que no está nada mal si tenemos en cuenta la autonomía.

En el apartado fotográfico destaca su cámara trasera de 16 megapíxeles, con tecnología de enfoque por contraste, y su frontal de 5 megapíxeles de tamaño muy reducido. En su interior encontramos un Snapdragon 821 a 2,5 GHz, una RAM de 6GB y una ROM de 256GB. También tiene sensor de huellas dactilares para garantizar una mayor seguridad en el desbloqueo.

 Xiaomi Mi Mix

Samsung Galaxy S7 Edge

samsung

Aunque no se trata de un móvil todopantalla del mismo estilo que el anterior, el Samsung Galaxy S7 Edge es un teléfono que también apuesta por sacarle el máximo partido a esta parte. Un dispositivo que reduce los marcos respecto del S6 y que ahora puedes adquirir por un 4% menos.

Cuenta con una pantalla curvada de 5,5 pulgadas QHD Super AMOLED, con una cámara principal Dual Pixel de 12 megapíxeles y estabilización óptica, y con otra secundaria de 5 megapíxeles. Por su interior corre un procesador de ocho núcleos, e integra una batería de 3.600 mAh no extraíble con hasta 22 horas de autonomía en conversación.

En el apartado de la memoria destaca una interna de 32GB (ampliable a 256GB mediante microSD) y una RAM de 4GB. También destaca su sensor de huellas dactilares. En cuanto a sus dimensiones, se quedan en 150,9 x 72,6 x 7,7 milímetros, un tamaño que le confiere un peso total de 157 gramos.

 Samsung Galaxy S7

Samsung Galaxy S6 Edge

s6
No podíamos dejar de dar algunos detalles más sobre el mencionado S6, de aspecto muy similar al que le precede en esta lista, pero un tanto más pequeño. Para que te hagas una idea, su pantalla (también curvada y Super AMOLED) es de 5,1 pulgadas y 2.560 x 1.440 píxeles de resolución. Su batería se reduce también a 2.550 mAh.

Respecto a sus cámaras, cuenta con una frontal de 16 megapíxeles con estabilización y con otra secundaria de cinco. Tras la carcasa se halla un Exynos 7420, una RAM de 3GB y una memoria interna cuya capacidad varía en función del modelo que escojamos (de 32, 64 o 128GB no ampliables). Otros de sus puntos fuertes son el sensor de ritmo cardíaco, el de oxígeno en sangre y el lector de huellas dactilares.

 Samsung Galaxy S6 Edge

Xiaomi Mi Note

xiaominote
Sigue la estela de estos Samsung, el Xiaomi Mi Note 2, un smartphone con pantalla de 5,7 pulgadas de 1.920 x 1.080 píxeles que, si bien cuenta con marcos inferior y superior, también tiene los bordes laterales curvados. Un completo terminal con 4.070 mAh de batería (no extraíble), 128 GB de memoria interna y 6GB de RAM. En cuanto a sus dimensiones, se queda en los 77,3 x 156,2 x 7,6 milímetros, que le confieren un peso total de 166 gramos.

Una phablet de altos vuelos que también dispone de una cámara principal de 22,6 megapíxeles y de otra secundaria de 8 megapíxeles; y por cuyo interior corre un procesador Snapdragon 821. Otras de sus virtudes las encarnan su lector de huellas y la carga mediante USB tipo C. Todo por un precio más que asequible.

 Xiaomi Mi Note

En Tecnología de tú a tú | Aunque no vayas al Mobile World Congress, con uno de estos móviles todavía estarás a la última


Etiquetas: