El ERG (Grupo de Reguladores Europeos), creado para vigilar a las operadoras en cada país, llevaba tiempo defendiendo la imposición de un máximo de entre 11 y 15 céntimos de euro para los mensajes enviados cuando estamos en el extranjero. Ahora es la propia Comisión quien, en el día de hoy, va a proponer un reglamento que obligaría a hacer una rebaja desde los 29 céntimos de euro de media que cuesta actualmente este servicio.

La idea de este organismo es actuar como se hizo cuando se propuso abaratar las llamada de voz hechas y recibidas desde el extranero, es decir, no fijando un precio exacto, pero sí "apuntando" un máximo que los operadores no deberían superar.

Pese a las recomendaciones hechas por la Comisión, pidiendo rebajas de hasta un 70%, lo cierto es que hoy enviar un mensaje o entrar a internet a través del móvil es diez veces más caro en otros países europeos que desde el propio.

Las operadoras españolas cobran 40 céntimos por mandar mensajes en "roaming", frente a los 15 que cuesta enviarlos dentro del país. En este caso algunos países como Bruselas (con 80 céntimos) nos superan con creces.

Información cortesía de:


Etiquetas: