Estamos en crisis, pero la crisis no afecta a todos por igual, y si no que se lo digan a los smartphones. En plena crisis internacional, y a pesar de que michos usuarios de telefonía se aprietan el cinturón, resulta curioso experimentar como las ventas de teléfonos inteligentes se disparan en España, creciendo un 118% en el segundo trimestre del año con respecto al año pasado.

Estos datos resultan aún más curiosos al compararlos frente al descenso del 4% que han sufrido los modelos tradicionales. Sin duda estos datos son sorprendentes, pues en un clima de crisis, en el que el precio de los móviles tradicionales ha sufrido una fuerte caída, resulta interesante apreciar la clara tendencia por parte de los usuarios hacia la compra de teléfonos inteligentes a pesar de su elevado precio.

Estos datos parecen ilustrar que los consumidores cada vez son más proclives a hacerse con un smartphone, pese a la diferencia de económica, por la mejora que sipone todas las posibilidades que encierra en si mismo. Eso sí, del total de terminales móviles comercializados durante el segundo trimestre de 2010, sólo el 15% son smartphones.

Dejando la telefonía móvil aparte, son interesantes también alguos datos sobre la venta de equipos informáticos, donde se observa claramente otra tendencia desde hace tiempo: un descenso de las ventas de PC de sobremesa de un 1,5%, frente a un aumento de portátiles vendidos de casi un 14%.

Eso sí, curiosamente el desembolso en sobremesas es bastante más elevado, lo que parece demostrar los consumidores prefieren el portátil pero, si tienen que comprar un ordenador de sobremesa, no escatiman en recursos y prefieren uno más caro.


Etiquetas: ,