Una nueva generación de servicios de telefonía está en marcha. Las principales operadoras de telefonía móvil, agrupadas en la Asociación GSM, ya trabajan en una nueva tecnología que permitiría conectar los aparatos móviles entre sí, además de con fijos y cualquier dispositivo con conexión a Internet.

El proyecto, denominado Number Resolution Service (NRS), consistiría en hacer que cada número de teléfono móvil tuviera en la práctica una dirección IP, proporcionando así multitud de opciones, como saber qué contactos tienen conectado o no operativo el teléfono, el envío de mensajes multimedia (MMS) a un terminal fijo y otras posibilidades interesantes relacionadas con el correo electrónico y el video.

Otra ventaja es que gracias a este sistema los operadores podrían tener acceso a un directorio mundial para conocer los servicios de datos y voz que usa cada teléfono, pudiendo además agilizar la implantación e interconexión de servicios basados en Internet.

Esta idea está sostenida por algunas empresas participantes, entre las que se encuentran la española Lleida.net y otras como Bharti Airtel (India), Mobilkom Austria, Telekom Austria, Smart (Filipinas) y Telenor (Escandinavia).

Según la española Lleida.net, muy optimista con las posibilidades del proyecto, la tecnología NRS comenzará a proporcionar sus primeros servicios comerciales en el primer trimestre de 2009.

Información cortesía de:


Etiquetas: ,