LG y Prada han vuelto a unir sus fuerzas para diseñar un terminal bien dotado tecnológicamente y con un diseño marca de la casa de moda italiana. Se trata de la tercera vez en la que estos dos referentes en sus sectores van de la mano para poner en el mercado un nuevo Smartphone que aúna lo mejor de los coreanos y los transalpinos. Ya en su día marcaron un hito con el primer móvil táctil: hoy ofrecen un terminal sobrio que en su interior trae una versión minimalista del Android Gingerbread –que pronto será actualizable a Ice Cream Sandwich- que se adapta perfectamente a su cuidado diseño exterior.

No es lo único en lo que se han esmerado. El LG Prada 3.0 incorpora un procesador Dual Core de 1 Ghz y doble canal, que sin ser el más potente del mercado sí sostiene eficazmente el sistema que monta el teléfono, que ofrece una respuesta rápida a los deseos del usuario. En cuanto a la óptica, la tercera versión de la conjunción de LG y Prada trae dos cámaras, una de 1,3 y otra de 8 megapíxeles, y posee 8 Gb de capacidad interna, nada que envidiar a otros Smartphone de la misma gama. Por supuesto cuenta con tecnología wifi y 3G, Bluetooth y GPS y todo en un terminal que no supera los 8,56 milímetros de grosor. Y sobre todo esto, una pantalla de 4,3 pulgadas NOVA de 800 nit de luminancia (800 x 480).

El LG de Prada es un Smartphone para ver, pero también para usar. Se comercializa en color negro, característico en los anteriores teléfonos de la saga, con el logo de la marca en diseño Saffiano en la parte posterior. Su interfaz, minimalista como ya hemos comentado, le da el toque del gusto por lo sencillo. También en negro y con los iconos en blanco y en gris, está en consonancia con la línea general del teléfono. Es un terminal que eleva a la máxima expresión la navegación web, gracias a un sistema wifi de doble banda y a su pantalla, una de las más luminosa del mercado. La tecnología “Floating Mass Display”, que hace que la pantalla parezca que flota sobre el teléfono, es la que confiere al LG Prada 3.0 ese toque distinguido al que tiene acostumbrados a sus usuarios y que permite tener una gran experiencia multimedia.

Un teléfono para admirar y para ser tocado. Que revitaliza el concepto de objeto-deseo que Prada ha incorporado a sus terminales y que le convierten en una pieza distinguida de uso cotidiano.


Etiquetas: