Basándose en la lectura de los movimientos labiales, investigadores del Instituto de Tecnología Karlsunhe trabajan en la creación de un sistema que interprete esos movimientos para después generar síntesis de voz en otro teléfono. Todavía es sólo un prototipo, pero hace pensar que se acerca el día en que las conversaciones telefónicas se produzcan en silencio. Tania Schultz es la principal impulsora del proyecto, y asegura que le ocurrió la idea cuando viajaba en tren y la persona sentada a su lado estaba constantemente parloteando, y molestando a pasajero de su lado. Es por eso, que lo suelen llamar la comunicación en silencio. El dispositivo se basa en una técnica llamada electro-miagrafía que detecta las señales eléctricas de los músculos. En la actualidad, dicha técnica se emplea para el diagnóstico de algunas enfermedades. El prototipo emplea esta técnica mediante unos electrodos que se pegan a la cara del usuario para detectar señales eléctricas producidas por los músculos implicados en el habla. Estos impulsos pasan posteriormente a un dispositivo que los registra y amplifica antes de transmitir la señal a través de Bluetooth a un ordenador portátil, donde el software los convierte en texto que puede ser leído por un sintetizador de voz. No obstante, en un futuro, todo este sistema podría introducirse en un teléfono móvil. Aunque señala que puede que no sea una tecnología muy atractiva por el momento, destaca que puede tener aplicaciones sociales para ayudar a comunicarse a personas con algún tipo de incapacidad para articular palabras.


Etiquetas: