Desde los albores del GSM (dejando al margen la obsoleta telefonía analógica que sufría de la misma problemática en sus terminales) se ha producido el hecho de tener que acarrear cargadores múltiples en caso de ir renovando el modelo de teléfono. En aquellos años la situación era mucho más crítica, puesto que en modelos de una misma marca era una tónica habitual el sacar un cargador distinto para cada teléfono.

Nadie duda del grandioso margen de beneficio que aportan esos accesorios cuyo coste de fabricación es ínfimo pero reporta jugosos ingresos a las compañías responsables de la fabricación (ya sean originales o clónicos), pero desde el punto de vista del usuario era bastante molesta esta política. Pero evidentemente, al usuario poco caso se le hace cuando hay dinero de por medio y ha tenido que ser la Comunidad Europea, en sus presiones por el factor ecológico que implica la situación actual de multi-cargadores, que generan desechos difícilmente reciclables por el descontrol existente a la hora de que el usuario quiera deshacerse de los mismos, la que haya dado lugar a una alianza entre la práctica totalidad de las principales figuras del sector celular para que a partir del 2012 sea un estándar el micro USB como conector de carga.

Puede que esta medida sufran un par de años de adelanto y durante 2010 comience a implantarse de forma realmente seria. Incluso Apple, amante de los conectores propietarios, ha claudicado ante el sostenimiento global del planeta y apostará por el nuevo modelo de conexión de carga. La mayoría de smartphones del mercado ya hace tiempo que adoptaron este tipo de conectores, pues su versatilidad y fiabilidad contrastada, ademas de su coste reducido por lo extendido que se encuentra en el mercado, permitía usarlo como conector de datos y de alimentación.

Una gran noticia que abaratará los casos de pérdida y avería de los cargadores de móviles, que en la situación de móviles descatalogados son incluso imposibles de encontrar en tiendas.


Etiquetas: ,