Ésta persona ha estado robando prototipos directamente de las oficinas de Sony Ericsson durante el lunes o martes pasado móviles en fase de desarrollo y vendiendolos a otras personas (¿o compañías?). Cuando el miércoles fue arrestado por la policía, que lo encontró en su domicilio, junto a cientos de teléfonos en fase de desarrollo.

El fabricante ha asegurado de que el implicado no trabajaba para ellos, aunque sí que tiene relaciones familiares con un empleado de la compañía; usando, por tanto, la tarjeta de identificación de éste para acceder a las instalaciones.

Entre los teléfonos, y un portátil que se ha encontrado en la casa de este señor ladrón, se llega a una acumulación total de 67.300 euros en artículos robados Mira que intentar dejarnos sin la próxima generación de teléfonos SE…


Etiquetas: