Volvemos con una nueva entrega de nuestro especial dedicado a las nuevas tecnologías. Tras hablar de las conexiones LTE y de las pantallas de grafeno, en esta ocasión nos toca volver a retomar el tema de los dispositivos móviles. Durante el pasado Mobile World Congress los terminales, de todos los tipos y gustos, acapararon muchas miradas. Sin embargo, hubo un nombre algo más discreto pero que en los próximos meses puede dar mucho de qué hablar: NFC.

Tras estas siglas nos encontramos con el término, en inglés, de Near Field Communication. Dicho así quizá no nos diga nada. Sin embargo, sus múltiples usos nos ayudan a comprender qué nos aportará esta tecnología a nuestras vidas: desde pagar nuestras comprar utilizando el teléfono móvil a abrir la puerta de nuestro coche, pasando por la lectura de tarjetas de visita… ¿No conoces qué ofrece NFC? En Tecnología de tú a tú os descubrimos sus secretos.

NFC, o Near Field Communication, es un protocolo de comunicación de muy corto alcance que nos permite enviar y recibir información de forma muy rápida. Su uso es muy sencillo: simplemente tenemos que emparejar dos dispositivos que cuenten con este chip, ejecutar la aplicación en cuestión y listo. La principal virtud de este sistema es la seguridad, los movimientos que se hacen son fiables y son difíciles de interceptar y usarlo con fines maliciosos.

De este modo, con la aparición del NFC, resurge el interés por utilizar el móvil como una tarjeta de crédito. No estamos hablando de pagar por ejemplo a través de una conexión a internet ni tampoco con SMS Premium sino algo tan sencillo como pasar el móvil por encima de una superficie. Con este gesto tan sencillo podremos pagar nuestra compra. Todo ello con confianza y sin riesgo a que nuestros datos sean utilizados sin nuestro permiso.

El funcionamiento es así sencillo. Supongamos que estamos haciendo nuestra compra, llegamos a caja y tenemos que pagar. En vez de sacar la tarjeta, introducirla en el lector y firmar un recibo, simplemente sacamos nuestro móvil, lo pasamos encima de un lector y listo. Este ejemplo es también aplicable para compras más pequeñas como por ejemplo las de una máquina expendedora. Seleccionamos el producto, deslizamos el móvil por el lugar que se nos indica y ya hemos pagado.

Además de los pagos también se está experimentando con otro tipo de usos. Por ejemplo: abrir puertas, llevar el control de una clase (en la Universidad Pontificia de Salamanca están llevando a cabo un proyecto piloto), o intercambiar la información de tarjetas de contacto. Como veis sus usos son muchos aunque principalmente el gran uso del NFC será para pagar. Ahora la gran pregunta es: ¿cuándo llegará?

A día de hoy hay muchos agentes interesados en que el NFC llegue lo más pronto posible a nuestras manos. Empresas como Visa han firmado acuerdos importantes para introducir este sistema en el pago de muchas superficies comerciales. Por otra parte, los fabricantes de dispositivos también están moviendo ficha para que los próximos teléfonos móviles cuenten con este chip. Ya que a día de hoy salvo el Galaxy Nexus S y alguno más son pocos los que vienen de serie con NFC. No obstante, muchos modelos que saldrán a lo largo de este año si contarán con él.


Etiquetas: